Archivo de la categoría: Buscarse la vida en América

BUSCARSE LA VIDA EN AMÉRICA – TEMPORADA 2 Y FINAL.

How to Make it in America
HBO | 2011
Productores ejecutivos: Ian Edelman, Julian Farino, Stephen Levinson, Jada Miranda, Carole Kravetz Aykanian, Robb Weiss, Mark Walhberg,
Intérpretes: Bryan Greenberg, Victor Rasuk, Lake Bell, Eddie Kaye Thomas, Luis Guzmán, Kid Kudi.
Valoración:

Ben y Cam continúan tratando de encontrar su camino en el mundo de la moda. La aventura en Japón, de donde traen material de calidad, les proporciona un buen empuje. Consiguen, no sin pocos trámites, asociarse con una buena agente de ventas… salvo que el acuerdo tiene bastante trampa, lo que generará roces entre los dos amigos. Mientras, René sigue su propio proyecto con la bebida energética Rasta Monsta. Aunque intenta jugar desde la legalidad, no siempre es fácil, y las mentiras minan su actual relación amorosa. Además se topa con un flipado que dice proteger a la comunidad rastafari, trama cuyo desenlace es delirante y magnífico.

Como era de esperar este año se incorporan o tienen más presencia personajes secundarios que amplían el universo de la serie. El fiel David, el amigo con dinero que les ayuda constantemente, aporta un toque de humor muy acertado y funciona de maravilla como el típico pringado que tiene éxito monetario pero no social. Domingo, el otro amigo de la pareja protagonista, toma protagonismo y se ve implicado en varias tramas (la venta de droga, la relación con la ex de Ben), aunque no es un rol tan bien definido como los demás. Y en menor medida aparecen otros interesantes jugadores, como un joven dedicado a la moda, la novia rarita de Cam, o el entusiasta representante que rechazan. Pero es sobre todo Rachel (Lake Bell), la ex de Ben, quien resulta un carácter bastante más consistente y mejor aprovechado que en la primera sesión: vemos como busca su lugar en la vida (tanto laboral como emocionalmente -delirante el viaje en bicicletas-), se muestra muy bien lo difícil que es a veces distanciarse de un ex novio (sin tópicos ni dramones previsibles… lo malo es que con la cancelación esta historia queda en el aire)… De hecho termina resultando tan encantadora cuando no aparece se la echa de menos.

Como Entourage (El séquito), esta serie pretende ser una aventura distendida y ligera, y por ello rehúye del drama intenso o duro. Pero a veces esta norma se lleva muy a rajatabla, hasta el punto de que en este segundo año he tenido muchas veces la sensación de que los reveses a los que se enfrentan Ben y Cam se resuelven de forma demasiado fácil y rápida, sin dar tiempo a crear tensión o intriga, y mucho menos preocupación. Cuando no sale todo bien por carambolas impresionantes (algo de lo que se abusa bastante) resulta que nuestros amigos tienen ideas geniales y mucha suerte justo en el momento necesario. Sabes que al final todo saldrá bien porque es prácticamente un canto a la esperanza, pero al menos cabría esperar un poco más de emoción por el camino, no sólo fiestas, mujeres y arte. René sí sufre más, pero porque es totalmente necesario para su proceso de maduración, si no el personaje sí que estaría definitivamente fuera de lugar. Y esa es otra: René, igual que en el año precedente, da la sensación de que queda muy ajeno al resto, aunque a veces se relacione incidentalmente. No puedo dejar de pensar que mostrar dos historias paralelas tan diferentes y con un estilo que parece para públicos distintos pudo ser un factor clave a la hora de no conseguir audiencias notables.

La falta de ambición y empaque impide que How to Make It in America pase la frontera del entretenimiento intrascendente. Entourage supo madurar muy bien, incluir tramas más intensas y oscuras, pero a How to… le han cortado el grifo y no sabremos si podría llegar a más… aunque de hecho, ya hubiera debido mostrar más fuerza este segundo año. Pero como pasatiempo es una serie fácil, divertida y que no deja malas sensaciones más allá de su brevedad y falta de riesgo, mientras que sí cuenta con buenas virtudes con las que enganchar: ritmo trepidante, personajes con los que se conecta muy bien, aspecto visual de primer nivel y con personalidad… Yo hubiera visto más temporadas con mucho gusto. Al menos el desenlace funciona bien como cierre de un capítulo importante en la historia de los protagonistas y no te deja colgado a medias.

Ver también:
Temporada 1.

Anuncios

HUNG, HOW TO MAKE IT IN AMERICA Y BORED TO DEATH, CANCELADAS.

Zarpazo inesperado de la HBO, cadena que no deja series a medias así como así: Hung, How to Make It in America y Bored to Death han sido inesperadamente canceladas. Y sus últimas temporadas están ya emitidas, así no conocerán un final definitivo, se quedan colgadas donde acabasen. Es cierto que ninguna tenía una audicencia llamativa (Hung había decaído mucho, y Bored to Death… pues no la veía nadie), pero eso no les supone problema alguno para mantener otras como Treme. Y prestigio tampoco les faltaba. Hung sobre todo ha acaparado muchos premios y nominaciones, incluidos los Globos de oro a los que optaron sus dos actores principales (Thomas Jane y Jane Adams). Así pues, la sorpresa es grande. Y triste, porque seguía las tres: Bored to Death, aunque irregular, tenía su puntillo, a How to Make It in America acababa de engarcharme, y Hung me parecía deliciosa y además una serie bastante buena. Es de suponer que han decidido centrar sus esfuerzos en las grandes de la cadena y los próximos estrenos, incluyendo una segunda oportunidad a Enlightened, que resucita tras ser una segura finiquitada gracias a la nominación al Globo de oro a su protagonista Laura Dern.

BUSCARSE LA VIDA EN AMÉRICA – TEMPORADA 1.


How to Make it in America
HBO | 2010
Productores ejecutivos: Ian Edelman, Julian Farino, Stephen Levinson, Jada Miranda, Carole Kravetz Aykanian, Robb Weiss, Mark Walhberg,
Intérpretes: Bryan Greenberg, Victor Rasuk, Lake Bell, Eddie Kaye Thomas, Luis Guzmán.
Valoración:

Dos jóvenes amigos que viven en Nueva York, Ben y Cam, buscan día a día su camino en la vida, es decir, encontrar sustento que les permita salir adelante. Con chanchullos varios, muchos con un pie fuera de la ley (ventas ilegales, trapicheos) intentan adentrarse en el mundo de la moda, pues es lo que Ben estudió y a lo que desea dedicarse. No es fácil, porque es un gremio hermético, dado a tendencias difíciles de predecir, y sobre todo porque para introducirse en él necesitan un dinero y estatus que no tienen. El tema monetario les traerá diversos problemas, sobre todo cuando piden crédito al primo de Cam, un cutre mafioso de barrio que acaba de salir de la cárcel y en teoría quiere encarrilar su vida con negocios legales (la venta de un refresco energizante). Poco a poco también vamos conociendo a la ex de Ben, cuya relación, como es de esperar, no está del todo cerrada.

How to Make It in America, es decir, cómo montárselo en Estados Unidos (me gusta más que la traducción oficial), ha sido comparada con Entourage (El séquito), y lo cierto es que las semejanzas son notables en argumento y estructura (no en vano varios de sus productores son los mismos). Aunque Vince y sus chicos nadaban en la gloria y éxito desde el principio y los protagonistas aquí empiezan desde abajo (y no sabemos adónde llegarán), la idea es la misma: mostrar un grupo de amigos superando adversidades y relacionándose con la gente, todo narrado con ritmo rápido (me encantan los pequeños resúmenes y transiciones de tramas a base de fotografías), enlazando fiestas con penurias, humor y aventura con drama ligero. Además, como allí el mundo de Hollywood, aquí New York tiene alma propia, es casi un protagonista más.

Como ocurrió con El séquito, esta primera temporada es apenas una introducción (ocho capítulos de formato corto no es que den para mucho), y como tal no podemos saber si esto es lo máximo que puede que ofrecer o irá a más. Aquélla creció exponencialmente, y ésta tiene potencial de sobra para hacerlo. Por ahora solamente echo en falta un entramado de personajes más amplio y mejor ubicado (el primo criminal suele quedar muy descolgado de las aventuras centrales) y por supuesto que las tramas vayan llevando a algo más concreto que la supervivencia casi diaria. El tiempo dirá si llega la esperada maduración (tanto de la serie como de sus protagonistas) o no.