EL MANDALORIANO – 105 – EL PISTOLERO


105 – The Gunslinger
Guion: Dave Filoni, Jon Favreau.
Dirección: Dave Filoni.
Valoración:

Sinopsis:
Mando llega a Tatooine para hacer reparaciones en la nave, y como necesita dinero acepta el primer trabajo que encuentra.

Resumen:
Un cazarrecompensas persigue la nave de Mando a tiros. Aunque se libra, acaba necesitando reparaciones en el planeta donde ha conseguido aterrizar, Tatooine. Así que acepta un trabajo complicado con un novato como acompañante. Este al final lo traiciona, pero se lleva su merecido.

Comentario:
Apuntar tan bajo significa que, de cometer algunos fallos, descarrilarás por completo. El quinto episodio de El mandaloriano es lamentable, un desastre que termina de tirar por tierra cualquier esperanza en una serie que se presupone no sólo de primera división, sino una de la que se esperaba una ambición en calidad y acabado capaces de dejar huella.

De nuevo tenemos un relato enormemente predecible y dirigido. Todo resulta demasiado facilón y conveniente, los guionistas pasan con desgana por infinidad de clichés de seriales ochenteros de estilo western (cada vez más lejos queda el codearse con el cine clásico del género) y se aferran a las soluciones menos trabajadas, sea por vagancia o por incompetencia. Tenemos al protagonista que no puede rechazar un encargo en apariencia difícil porque necesita dinero rápido, y por lo mismo debe aceptar un compañero novato y medio idiota. La relación escupe todos los tópicos: el rechazo inicial, los conflictos, las lecciones, la maduración, y la decisión final. En lo último es lo único donde medio sorprenden, pues tiran por el giro oscuro, la traición, pero luego en la solución del problema el mandalorniano ni suda, y en consecuencia el espectador no se inquieta por su porvenir. El camino trae las etapas más vistas también en su mínima expresión: los encuentros con los indígenas y con el granjero o equivalente amable que ayuda (aquí encarnado por la mecánica, que no deja de ser otra versión de Kuiil), las pausas para desarrollar la relación entre protagonistas, y la pelea final en el desierto.

Hay no pocos instantes verdaderamente molestos por lo poco que se los han trabajado o por lo que han forzado la situación para que resulte como desean. Los diálogos son flojos, pero en la escena final donde la bandida convierte al cazarrecompensas provocan vergüenza ajena; la casualidad de que este tenga el dinero justo para que Mando pueda pagar las reparaciones es insultante; que la mecánica sea tan maja y le dé tanto margen en un pueblo lleno de gentuza no hay quien se lo crea; los inconvenientes son siempre evitados sin sufrimiento alguno: se quedan sin moto, pero les han puesto una montura a mano; cuántos tiros resiste la nave de Mando y qué rápido explota la de su enemigo; etc, etc. También se arrastran fallos anteriores: la nave tiene buen armamento, así que en la aventura previa demostró ser bien tonto por no usarlo contra el campamento enemigo y el AT.

En cuanto a la saga, hay también incontables referencias, hasta el punto de que saturan. Si la historia fuera buena quizá fluirían con mayor naturalidad, no cobrarían tanto protagonismo, pero al no contar nada llamativo parece que te están intentanto engañar con nostalgia, tratando de que pongas el esfuerzo en buscar detalles y así no veas los fallos. Y por extensión, cada vez más parece que el bebé-Yoda es un puto anuncio con patas.

En el acabado se le empiezan a ver muchas costuras, como si pusieran también menos cuidado. Las pantallas de fondo se hacen evidentes en muchísimas escenas, y eso que se supone que están usando la tecnología más avanzada en este campo (algo como esto, usado también en las películas). Por ello, los desiertos que lucían espectaculares en los primeros episodios aquí parecen muy falsos.

Y para rematar, el casting es nefasto. Ha cogido a una actriz conocida, Ming-Na Wen (Urgencias -1994-, Agentes de SHIELD -2013-), para hacer casi de extra. Para el principal secundario han seleccionado a un don nadie sin nivel alguno: a Jake Cannavale da lástima verlo, y encima tienen la desfachatez de presentarlo como a Han Solo, con las patas en lo alto de la mesa. Y la mecánica, aunque resulte algo simpática, termina molestando, porque Amy Sedaris está muy sobreactuada.

La premisa tan poco original, el desarrollo vulgar, los diálogos y situaciones simples tirando a estúpidos y unos actores irritantes consiguen que a pesar de durar sólo treinta minutos se haga eterno.

Pero aun así, el episodio ha vuelto a entusiasmar a muchísima gente, e incluso hay fans deseando que David Filoni y Jon Favreau tomen las riendas creativas de toda la saga La guerra de las galaxias, aduciendo que la trilogía protagonizada por Kylo y Rey es un desastre (y todo ello sin ver la última entrega, claro está, porque este es el nivel). Si los productores escuchan a las redes estaremos apañados.

<- 104| Refugio 106| El prisionero ->

Una respuesta a “EL MANDALORIANO – 105 – EL PISTOLERO

  1. Una lástima de capítulo, porque la serie estaba manteniendo el tipo.
    Respecto a lo último, teniendo en cuenta que la 3ª película vuelve el perpetrador de la primera y que la segunda fue un bodrio bien, bien gordo, pues normal que los fan estén deseando un cambio de rumbo y se aferren a cualquier madero que parezca flotar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .