EL MANDALORIANO – 103 – EL PECADO


103 – The Sin
Guion: Jon Favreau.
Dirección: Deborah Chow.
Valoración:

Sinopsis:
¿Se arrepentirá el mandaloriano de entregar a su última captura?

Resumen:
Mando entrega a la cría y se gana su gran recompensa de acero beskar con el que hacerse una flamante armadura nueva y quedar bien entre sus compañeros. Pero pronto se arrepiente y vuelve a la guarida del hampa con intenciones de luchar y rescatarla. Los soldados imperiales son numerosos, pero sale airoso… Hasta que se pone precio a su cabeza y todos los cazarrecompensas de la zona lo rodean en la aldea. Pero entonces llegan sus compatriotas mandalorianos para salvarlo, y puede huir con el bebé.

Comentario:
Alerta de spoilers: Os recuerdo que los análisis suelen tener muchos datos reveladores. —

El mandaloriano va perdiendo fuelle a marchas forzadas. Si el anterior episodio era simplón pero simpático y sobre todo muy vistoso gracias al portento de la puesta en escena, este no llega ni a esos mínimos. La simpleza cae en el rango de la estupidez más de la cuenta, y el acabado deja bastante que desear.

La línea de acontecimientos se veía venir de lejos, y los autores no hacen esfuerzo alguno por tratar de aportar alguna novedad, algún giro inesperado o al menos poner mayor cuidado al detalle. Todo resulta tan predecible y dirigido que aburre, y hay algunos clichés tan viejos y cutres que me he llevado las manos a la cabeza en varias ocasiones.

El breve duelo de marcar el territorio con un mandaloriano abusón es ridículo, parece que estamos viendo alguna de las series infantiles y no algo con mayor ambición. Además, esta cultura en vez de ganar complejidad e interés va pareciendo cada vez menos trabajada y más artificial, inverosímil. Las dudas sobre si entregar al bebé siguen el camino más fácil, y el desencadenante en el cambio de decisión (la bola de la palanca con la que quería jugar el crío) es rematadamente obvio. Pero aún caen más bajo con el tópico del personaje secundario, Greef Karga, salvado en el último momento por la protección “inesperada” en el pecho, lo que le permitirá volver en próximos episodios, algo digno de un serial de los años setenta y ochenta, en plan El equipo A (Stephen J. Cannell, Frank Lupo, 1983). Y el protagonista vuelve a demostrar que inteligencia poca a pesar de su fama: se va de la guarida del hampa sin asegurarse de que ha eliminado a todos y comprobar si alguno ha dado señal de alarma; como es obvio, en cuanto sale ponen precio sobre su cabeza. Por cierto, los cazarrecompensas saben quién es el nuevo objetivo sólo con ver una luz parpadeante en el localizador; al menos podía tener una pantallita, que dinero para diseñar cacharritos hay de sobra.

En la esperada pelea no hay nada que rescatar, todo es disparar, pegar y esconderse sin la creación de una atmósfera impactante y que genere sin inquietud por el porvenir de los personajes, sin soluciones ingeniosas que aporten algo de sustancia y emoción. Lo único que va cambiando son las armas que usa el protagonista, y es algo muy gratuito y forzado. Va fuertemente armado pero se arriesga a varias luchas cuerpo a cuerpo, todo para vacilar de sus armas y recursos. Es descarado como meten con calzador la situación en que debe disparar las balas múltiples y que buscan blancos, algo que estaba claro que ocurriría en algún momento en cuanto las presentan, añadiendo otro momento predecible tonto a la lista. Entre eso y la falta de contenido real, parece que estamos viendo la partida de un videojuego de tiros sin guion, no un relato coherente y atractivo.

La estima que tenía en Jon Favreau como guionista empieza a tambalearse… Pero las buenas impresiones en el nivel de producción también se resquebrajan. La dirección, fotografía y montaje no están el nivel de los anteriores episodios ni de una serie con semejante presupuesto. La narrativa es caótica y torpe, no se ve ni entiende casi nada, los golpes resultan falsos, la credibilidad de cada escenario es escasa, y ese tono de videojuego va tomando protagonismo hasta que en el clímax final acabas viendo figuritas digitales volando y disparando sin ton ni son. La música, que defendí en los inicios de la serie ante las críticas, patina bastante en las escenas de acción, resultando ruidosa y sin implicación suficiente con las imágenes.

He de recalcar la situación en que nos encontramos. He pasado de alabar su sentido del espectáculo, el talento tras la cámara, el amor por el cine (las cosas bien hechas, referencias cultas en cantidad), a hablar de un acabado infantil y con un tono de videojuego de poca monta. Lo más triste es que la directora del episodio, Deborah Chow, ha sido elegida para encabezar la producción de la serie de Obi Wan Kenobi…

Todo navega peligrosamente hacia el ridículo de tal forma que no puedo entender el entusiasmo de muchos espectadores. Si este va a ser el nivel de exigencia, los productores no se esforzarán por levantar el listón en próximas series.

PD: ¿Por qué el mandaloriano volador del final le hace un saludo militar al protagonista?

<- 102| El niño 104| Refugio ->

Una respuesta a “EL MANDALORIANO – 103 – EL PECADO

  1. Por predecible que sea, las cosas están bien puestas. Llevamos desde el primer capítulo sabiendo de la debilidad del mandaloriano por los huérfanos (por lo que lo ocurrido era esperable… desde el final del primer episodio). Lo de Greef Karga deja duda: ¿ha sido suerte o el mandaloriano ha disparado ahí a propósito? Yo me inclino por lo segundo. Toda la pelea es western puro hasta que llega la caballería, donde se va un poco de madre.

    En general, me ha dejado mejor regusto que el 2º capítulo. Aunque tópico de principio a fin, lo he visto bien contado. Lo que ocurre en una escena viene justificado con lo ocurrido antes en el capítulo o en la serie. Lástima el patinazo de la música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .