Archivo mensual: marzo 2019

FALLECE LUKE PERRY

Luke Perry se dio a conocer en 1990 con Sensación de vivir (Beverly Hills, 90210), un gran éxito juvenil que llevó a todo el reparto al estrellato. La serie actualmente estaba en proceso de resurección, aunque él había rechazado participar por su ocupada agenda. Estaba rodando Riverdale desde el 2016 y tenía un papel en la última película de Quentin Tarantino.

Entre medias hizo de todo, desde poner la voz en varias series de animación a participar en dramas de gran calado (Oz de la HBO), pero por lo general en papeles secundarios. Para una vez que consiguió un rol principal, en Jeremiah (2002), esta no duró mucho.

Sufrió un derrame cerebral el 27 de febrero, y estuvo hospitalizado hasta que falleció el 4 de marzo, a los 52 años de edad.

Filmografía: IMDb.com. Biografía: Wikipedia.org.

Anuncios

JUEGO DE TRONOS – 605 – LA PUERTA


605 – The Door
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Jack Bender.
Valoración:

Sinopsis:
Bran debe aceptar la responsabilidad. Conocemos los orígenes los Caminantes Blancos. Los Greyjoy eligen nuevo rey. Arya pone en marcha la fase final de su entrenamiento. Jon y Sansa planean su ofensiva contra los Bolton. Dany envía a Jorah a una misión.

Resumen:
Mientras Tyrion y Varys mantienen la frágil paz, Dany inicia el camino de vuelta. Manda a Jorah a encontrar una cura para la psoriagrís, si quiere volver a servirla. Los Greyjoy ponen en marcha la asamblea para alegir nuevo rey. Yara pierde ante su tío Euron, que promete una gran flota y casarse con Daenerys y conseguir así sus dragones.

Jon, Davos y Sansa sopesan las posibilidades que tienen, con fuerzas tan mermadas, de enfrentarse a los Bolton y las Casas del Norte más poderosas; deciden que unirán todas las casas pequeñas, pues es su única posibilidad.

Bran descubre en sus visiones que los Niños del Bosque crearon a los Caminantes Blancos en su lucha contra la conquista del hombre. El Rey de la Noche encuentra la guarida de Cuervo de Tres ojos y sólo Meera y Bran salen con vida. Hodor queda atrapado allí, y también en el pasado, pues en el ajetreo del ataque Bran conecta sus mentes y el joven Wyllis queda afectado, convirtiéndose así en Hodor.

Comentario:
Quinto episodio, y seguimos prácticamente en el mismo sitio. Secciones malogradas o sin garra (con demasiada cháchara y poco contenido) se acumulan haciendo que el relato sea cada vez más pesado y crezca la sensación de falta de rumbo. Como siempre, se salva por el dinero echado, el trabajo actoral, y un par de secciones que mantienen el tipo. Y no, ahí no incluyo la escena de Hodor.

Antes parecía que Meñique era un trepa solitario, y parecía estar llegando a lo más alto ganándose el Valle y vendiendo a Sansa, a pesar de su supuesto aprecio por ella, para aliarse con el Norte de los Bolton. Pero desde la fuga de esta no queda claro lo que quiere. ¿Ve que cambian las tornas y busca aliarse con los nuevos potenciales ganadores? No hay potencial alguno en Jon y Sansa si nos ponemos en lo que sabe él de la situación en el Norte (de hecho, me pregunto cómo sabe tan pronto que Sansa está en el Muro). De actuar con lógica, sería entregándola de nuevo a los Bolton. ¿Busca redención? No queda nada claro. Y habiendo visto el resto de esta temporada y la séptima, no puedo decir que mejoren y encarrilen al personaje sino todo lo contrario, hasta el punto de que acaba siendo uno de esos con los que te preguntas para qué ha servido en la serie.

Al empezar Arya con otra parte de su entrenamiento da la impresión de que esto no va a acabar nunca. Luego habrá otra cosa y así hasta que los guionistas quieran. Pero poco a poco va cobrando sentido. Primero, porque es su primer asesinato para los Hombres sin Rostro, segundo, porque en vez de estar entusiasmada vemos que la obra de teatro, que trata sobre los líos de la corte entre los Stark y Lannister, le trae recuerdos que hacen aflorar la personalidad de Arya Stark, y tercero, siente afecto o al menos respeto por los actores y sus vidas, con lo que no queda claro que pueda seguir adelante.

Eso sí, en esta parte tenemos la ración de desnudos gratuitos. No puedo dejar de pensar en que los productores han hecho otra vez un casting de tetas y no de actrices, y para colmo intentan contrarrestrar metiendo un pene incluso más gratutito. Toda la situación es penosa, recuerda a aquellas estúpidas escenas porno en las primeras temporadas. Cabría pensar que con la maduración se aprende de los errores, pero ahí siguen “meneándolos” en primer plano.

La asamblea Greyjoy es un tanto decepcionante. Bueno, en realidad está en la tónica de esta Casa, y cabe pensar que a estas alturas esperar una remontada no tiene mucho sentido. Victarion Greyjoy ha sufrido el mismo destino que Quentyn, y Euron el mismo de Doran Martell: uno ni aparece, y el otro pasa de ser un fascinante participante del juego de tronos, con una personalidad arrolladora y unos places que prometen cambiar el tablero, a un don nadie sin carisma que habla sin ganas y no hace nada concreto. Su discurso no entiendo cómo cala, al lado del de Theon y Yara. No es realista, suelta promesas vagas y habla de exóticas reinas y extraños lugares, ¿y se lo tragan sin más? En la novela, aparte de decir palabras que conmueven, trae pruebas y ofrendas, destacando a brujos de Qarth y un cuerno mágico espectacular con el que promete que controlará a los dragones de Daenerys. Para terminar de hundir el poco nivel, huyen Yara, Theon y cuatro gatos más de los pocos que ya de por sí parece haber en las islas… ¡y se llevan una flota de miles de barcos! Los manejarán por control remoto, digo yo. Por cierto, al empezar dicen que Euron se ha vuelto a ir y acaba de volver. ¿Por qué y a dónde? En realidad a ninguna parte, es una lastimera excusa para disimular que llevan capítulos sin lanzar de una vez la dichosa asamblea.

Dany tiene una escena breve pero típica de relatos de caballeros y héroes, y bastante bonita y épica: manda a Jorah a buscar una cura para la psoriagrís que padece, y sólo si la encuentra podrá volver a ella. Tyrion y Varys siguen con sus quehaceres. La situación no es sorprendente, un trámite más, y tanta vuelta sin avance ya empieza a cansar. Por más malabares que hagan los guionistas, por más intrigas que monten los personajes, todo parece cada vez más un tiempo muerto sin trascendencia real hasta que vuelva Dany. Es una pena, todavía esperaba ver conflicto real entre las ciudades esclavistas.

Las intrigas en el Norte sí parecen dirigirse hacia algo tangible: la guerra contra los Bolton. Los planes que van improvisando Jon, Sansa y Davos traen sorpresas y esperanzas, y además con una inesperada fidelidad a los libros a estas alturas: unir todas las pequeñas Casas del Norte bajo el estandarte de los Stark de nuevo. La maduración de Sansa es bien patente, y Jon parece encontrar nuevas razones por las que vivir. Eso sí, Edd el penas es designado Lord Comandante sin votación, y nadie se queja.

La sección más llamativa y que causó más impacto, pues fue uno de esos capítulos que volvió loco a todo el mundo, es la de Bran. Pero a mí me parece la peor de largo, y eso que la de los Greyjoy ya andaba floja. El desatino es de los que hacen época, y me cuesta creer que el artificio del forzado final emotivo de Hodor engañara con tanta facilidad.

Otra vez, las visiones de Bran sobre la historia de Poniente llegan de sopetón, sin introducción ni explicación clara. Sin más nos sueltan que los Niños del Bosque crearon a los Otros… uy perdón, a los Caminantes Blancos, para usarlos como arma en la guerra contra los hombres. Ah, ¿estaban en guerra? ¿Cuándo, por qué y cómo? Y la tipa esta que está ahora con Bran en la cueva, ¿es inmortal?, ¿quién es? Hemos tenido infinidad de de relleno a lo largo de la serie, tiempo que podrían haber usado para ir cimentando la historia, y ahora van con prisas y mal.

A pesar de la delicada situación, de la cercanía de la nueva guerra, y de las palabras tétricas constantes de Cuervo de Tres Ojos, Bran no ha tenido entrenamiento alguno en todo el largo año o más que lleva ahí. Se mete en un cara a cara con su archienemigo sin más, y echa al traste lo que Cuervo se supone que lleva esperando mil años. Es de un ridículo que espanta, pero la cosa sigue empeorando. Los diálogos absurdos (Meera pidiendo huevos para comer, ¿es que los cuervos no los ponen, es que se alimentan sólo de musgo?), el que estén en plena batalla y ni Bran y Cuervo se despierten, sólo porque es muy conveniente para el guion, la antorcha encendida al final de un pasillo que nunca usan, la escena de acción desmedida… y para rematar, el Rey de la Noche queda también como un inútil al atacar de frente sin más, sin rodear la guarida ni sondear por peligros y escapatorias; pensaba que querían decirnos que era un ser inteligente con un plan, pero aquí parece un animal guiado con instintos básicos, así que ya no sé qué pensar.

Y llegamos a la dichosa escena de la puerta. Sí, muy emotiva, un giro muy bien hilado, pero claro, eso es gracias a los libros, porque todo el despropósito de la situación, si no te estropea el momento en un primer visionado, sin duda lo hará en los siguientes. Inicialmente perdoné las paridas previas por la fuerza dramática del momento, pero es que cuando estás en pleno subidón también la cagan a lo grande: los muertos se entretienen comiéndose a Hodor y dejan escapar a Meera y Bran, y a los Caminantes Blancos no parece importarle después de todo el jaleo que han montado para atraparlos. Y como digo, en el siguiente visionado se viene todo abajo, me ha parecido que roza el cine cutre, de reírte por lo malogrado y tonto que resulta.

Por otro lado, cabe mencionar que los que todavían ven las series y películas dobladas se perdieron totalmente el nacimiento del hombre de Hodor, pues en castellano la escena no tiene sentido alguno.

<- 604| El Libro del Desconocido 606| Sangre de mi sangre ->
Guía de episodios