JUEGO DE TRONOS – 606 – SANGRE DE MI SANGRE


606 – Blood of My Blood
Escritor: Bryan Cogman.
Dirección: Jack Bender.
Valoración:

Sinopsis:
Los Lannister y los Tyrell actúan contra la Fe, pero esta tiene un as en la manga. Jaime es enviado a retomar Aguasdulces, que los Frey han perdido ante los Tully otra vez. Sam llega a su hogar. Bran encuentra un inesperado aliado. Daenerys monta de nuevo su dragón y promete conquistar Poniente. Arya decide su futuro.

Resumen:
Tras ver las obras de teatro que reviven los eventos recientes en la corte de Poniente, Arya siente la llamada de su tierra y abandona a los Hombres sin Rostro. Jaqen envía a la entrenadora a por ella. Sam y Elí llegan al hogar de aquel, pero su padre sigue tratándolo tan mal que decide que ella y el bebé no pueden quedarse ahí.

Bran y Meera se topan con un extraño salvador, que resulta ser Benjen Stark, desaparecido hace años en una misión al Norte del Muro. Daenerys encuentra al dragón perdido y lo monta ante su nuevo khalasar, prometiendo conquistar Poniente y la gloria si la acompañan.

Los Lannister y los Tyrell llevan el ejército de estos últimos a las puertas del gran Septo para exigir la liberación de Margaery y Loras, pero el Septón les restriega su as en la maga: se ha ganado a Tommen, quien anuncia una renovada alianza entre la Fe y la Corona. Tommen también decide librarse de Jaime, enviándolo a retomar Aguasdulces, que los Frey han perdido a manos de los Tully, liderados por Brynden el Pez Negro. Pero Walder Frey todavía tiene a Edmure Tully en poder y espera poder negociar.

Comentario:
No acabó de forma verosímil la huída de Bran y Meera, y no han hecho mucho por arreglarlo. Meera arrastra al tullido Bran y aun así el ejército de muertos, que puede correr sin cansarse, no los alcanza. Y cuando llegan a ellos son unos pocos zombis descarriados que Benjen en su reaparición se podría cargar sin problemas, pero como para intentar que no te des cuenta de los agujeros de guion, se montan una escena de acción desmedida. Al menos queda cierta intriga de hacia dónde irán ahora. Por otro lado, meten más visiones sin explicar nada concreto. ¿Para qué las incluyes entonces?

Sam llega a su hogar, y resulta que estos don nadie tienen una ciudad fortificada más grande que Invernalia. La situación familiar es de lo más predecible y anodino. La intransigencia del padre, la pasividad del hermano, la dulzura de la madre y hermana… ¿de verdad no han encontrado nada mejor para contar, ninguna forma más inteligente y original de mostrar al carcamal del padre? La cena se alarga una eternidad sobre cosas obvias, y al final se van, así que te preguntas: ¿de verdad tenían que haber hecho esta parada? Sólo sirve para presentar a Randyll y Rickon Tarly, que cobran algo de protagonismo en el futuro (aunque este último cambiará de actor, en esa tradición absurda que han mantenido en esta serie para confundir a la gente). Por cierto, los interiores se rodaron en el castillo de Santa Florentina, en Barcelona.

Dany no llega nunca a Meereen, y encima se para a hacer el mismo discurso que vimos en la primera y segunda temporadas. ¿Era necesario este retroceso? ¿No hubiera sido mejor que se hubiera mantenido en Meereen aprendiendo a ser reina con la pugna contante contra las otras ciudades? Porque lo que llevamos de temporada es tiempo perdido. Dudo que George R. R. Martin meta un receso así en los libros. Siguiendo con localizaciones en España, el desierto de los khalasar (regiones verdes en los libros: ¿de qué viven sus caballos?) ahora está en Navarra (antes se rodaba en Malta).

La decisión de Arya está bien trabajada, aunque las escenas se alargan más de la cuenta. La situación va calando en ella y vemos su dilema interno y su decisión final. Su historia ya no es sólo recibir palos sin más, y aunque antes se mantenía por el misterio de los Hombres sin Rostro y qué le depararía el entrenamiento, ahora gana mucho más interés.

No esperaba a estas alturas volver a ver a los Frey y los Tully. Me pregunto si los espectadores que no se han leído los libros recuerdan quién es Edmure, pues apareció en un par de episodios hace varias temporadas y no dejó mucha huella.

Como viene siendo habitual, el capítulo lo levanta la sección de Desembarco del Rey. La entrada de Jaime y Olenna lanza un órdago… que el Septón Supremo esquiva con un giro espectacular. Tommen se ha convertido en un pelele del Septón, garantizándose una victoria épica contra la Corona y las Casas más poderosas. Pero no acaba ahí la cosa, porque en la pugna de Kevan con Jaime y Cersei se llevan otra derrota: Jaime es enviado fuera, a reconquistar Aguasdulces, con lo que Cersei queda menos protegida. Ahora sólo queda por ver cómo mueve ficha Margarey.

La localización del Septo (en Girona) está muy bien aprovechada y los efectos especiales para recrear la multitud y el resto de la ciudad son muy buenos. Pero hay que decir que en general es otro episodio que flojea en la puesta en escena, pues la dirección de Jack Bender anda un poco corta, con escenas bastante mejorables, como el beso de Jaime y Cersei: ¿cómo demonios no repitieron esa toma? Y la música es cada vez peor, parece improvisada a última hora.

Así pues, tenemos un capítulo poco sustancioso cuando no repetitivo y sin sensación de rumbo claro, y además con un acabado bastante por debajo del nivel esperado. Por suerte, supone el final del largo estancamiento en que estaba enquistado la serie, porque a partir del siguiente remonta bastante.

<- 605| La puerta 607| El hombre destrozado ->
Guía de episodios
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.