JUEGO DE TRONOS – 603 – ROMPE JURAMENTOS


603 – Oathbreaker
Guion: David Benioff, D. B. Weiss.
Dirección: Daniel Sackheim.
Valoración:

Sinopsis:
Varys y Tyrion hablan sobre cómo enfrentar la crisis en Meereen. En el Muro se lamentan por sus heridas recientes. Cersei trata de formar parte del consejo privado del rey. Tommen intenta hacer entrar en razón al Septón Supremo. Sam viaja hacia Antigua. Bran tiene más visiones. Dany enfrenta su nuevo destino. Arya avanza con determinación. Ramsay Bolton recibe un inesperado regalo.

Resumen:
Tyrion y Varys tratan de conseguir información sobre quiénes han atentado contra ellos, descubriendo que las ciudades esclavistas han vuelto a sus infames tradiciones y se mueven contra ellos. Bran ve a su padre con unos veinte años, enfrentándose contra la guardia real Targaryen en la rebeleión de Robert Baratheon.

Sam pretende dejar a Gilly con su familia antes de ir a la Ciudadela de Antigua. Arya avanza en su entrenamiento a base de recibir palos y recupera la vista a manos de Jaqen. Ramsay negocia con las grandes Casas del Norte. Como regalo para afianzar la relación con una de ellas, se encuentra inesperadamente con Rickon Stark y Osha en su poder.

Jon tiene que lidiar con quienes lo traicionaron, sufriendo el estar vivo: ya no quiere ser Lord Comandante. Tommen intenta que el Septón Supremo se relaje, pero este lo controla con cuidadas palabras. Cersei trata de interferir en el consejo privado del rey, pero Olenna, Kevan y Pycelle se cierran en banda.

Comentario:
Jon enfrenta las consecuencias de la traición y los nuevos retos por venir, deseando haber seguido estar muerto. La ejecución de quienes lo apuñalaron (bueno, de algunos, ¿y el resto?) es una escena dura, pero toda su sección está llena de melancolía: ¿dónde encaja en el mundo, qué puede hacer para volver a sentir ganas de vivir? Sam aparece lo justo para decirnos adónde va, pero la escena se alarga con demasiada cháchara en uno de esos casos en que intentan que una parte de escasa trascendencia deje algo de huella pero solo consiguen aburrirnos. Varys también habla más de la cuenta esta vez, cuando la escena es obvia y debería haber ido al grano. Cuando vuelve con Tyrion, Missandei y Gusano Gris la cosa mejora, menos para los personajes, que tienen a todas las ciudades esclavistas en contra. El interés por su destino y la gracia de ver gente tan dispar tratando de trabajar juntos se sobrepone demasiado al periplo de Daenerys, que parece un receso sin justificación a estas alturas de la serie. Su destino no causa desazón salvo porque quieres que acabe y pasen a algo relevante.

Las visiones de Bran sigo sin entenderlas. No llegan en un momento en que su información aporte algo a la historia global, y me cuesta creer que para los no lectores no resulten muy confusas. La escena de la Torre de la Alegría, crucial en los libros, dada con cuentagotas según un personaje aporta una información u otra, aquí se suelta de sopetón sin una introducción que genere interés, y como digo, no aporta nada sustancial a los personajes conocidos ni saca nada de los nombres llamativos que mencionan como diciendo “¿veis lo fieles que somos?”. También me apena mucho que ficharan a un talento como Luke Roberts (Black Sails, 2014) para hacer de extra. Y para terminar, la pelea a espadas es bastante exagerada, y por todo lo dicho, un artificio vanal; sólo cabe destacar el plano de Ned atravesando el cuello de uno, como hizo con un soldado Lannister en la primera temporada.

La aparición de Arya está bastante bien hilada esta vez, reuniendo en pocos minutos mucho avance gracias a una ágil sucesión de escenas. Hay anéctodas interesantes mientras se ve cómo sufre y aprende, y parece que vamos a andar en alguna dirección clara por fin… aunque en próximos capítulos se verá que el entrenamiento tiene más fases interminables…

Pero nada consigue deslumbrar o anunciar un subidón inminente. Casi me quedaría sólo con las intrigas de Desembarco del Rey e Invernalia, las historia más completas y atractivas. La escena de Tommen y el Septón supremo es oro puro, menudo diálogo más sutil e inteligente. El intento de Cersei de meterse en el consejo del rey es muy interesante también, pero hasta las anécdotas, como los pajarillos de Varys ahora en manos de Qyburn, aportan bastante.

La parte de Ramsay Bolton también nos trae intrigas y sorpresas de altos vuelos. Ojalá las otras Casas del Norte hubieran tenido esta presencia cuando estaba Robb en pleno alzamiento, que se echaban de menos. Ahora parece añadir complejidad sin venir a cuento, pero está bien escrito y mantiene el interés. La aparición de Osha y Rickon es demoledora y vuelve a poner un negro horizonte sobre los pocos que quedan de la familia Stark.

Para terminar, cabe señalar que los títulos de los tres primeros capítulos parecen descolocados. ¿Quién rompe qué juramento? El anterior se tendría que llamar La mujer roja, pues ella es protagonista ahí, no en el primero, y este debería ser A casa, pues varios protagonistas deciden tratar de ir a sus hogares o recuperar sus posiciones, mientras que en el segundo no se sabe a qué referencia.

Por otro lado, se puede citar la curiosidad de que la torre elegida para el flashback con Ned Stark es el castillo de Zafra, en Guadalajara. Esta temporada y la siguiente veremos muchas localizaciones de España, y en el rodaje participaron muchos extras locales.

<- 602| A casa 604| El Libro del Desconocido ->
Guía de episodios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.