JUEGO DE TRONOS – 506 – NUNCA DOBLEGADO, NUNCA ROTO.


506 – Unbowed, Unbent, Unbroken
Escritor: Bryan Cogman.
Director: Jeremy Podeswa.
Valoración:

Sinopsis:
Arya consigue ganarse la confianza Jaqen y será intruída en sus misteriosas artes. Tyrion y Jorah son capturados por esclavistas, pero los manipulan para al menos ir a Meereen, donde tendrán más posibilidades de salvarse.

Meñique pacta con Cersei para ganarse el título de Guardián del Norte si se hace con Invernalia y Sansa tras la batalla entre Stannis y los Bolton. Olenna intenta ayudar a Margaery y Loras, pero Cersei con la Fe tiene mucho poder y el Gorrión Supremo confirma que habrá juicio para Loras por homosexual… pero también para Margaery por mentir a su favor.

Jaime y Bronn entran a saco a por Myrcella a la vez que las Serpientes de Arena, y todos acaban presos. Sansa se casa con Roose Bolton, y Hediondo es obligado a mirar en la noche de bodas.

Frases:
-¿Era verdad o mentira?
-Arya: ¿Qué?
-¿Te has creído cada palabra de lo que he dicho?

-Meñique: Roose Bolton es un traidor. Stannis Baratheon también es un traidor, marchando con su ejército a Invernalia. Dejad batallar a Stannis y Roose. Dejad que los enemigos del trono se masacren unos a otros. (…) Tal vez yo pueda ayudar. Los caballeros del Valle son algunos de los mejores luchadores de Poniente, entrenados para batallar sobre hielo y nieve.
-Cersei: ¿Y si tenéis éxito?
-Nombradme Guardián del Norte.

-Olenna: Soltad la pluma, querida. Ambas sabemos que no estáis escribiendo nada.
-Cersei: Ah, sí. La famosa Reina de las Espinas.
-Y la famosa Reina Zorra Cersei.

-Gorrión Supremo: La Fe estima que hay pruebas suficientes para llevar a cabo un juicio formal contra Ser Loras y la Reina Margaery.

-Ramsay: No, no, no. Tú te quedas aquí, Hediondo. Vas a mirar.

Comentario:
Recuperamos el tono tras el bache, aunque no en un capítulo que resulte deslumbrante. Vuelve a coger ritmo, incluye varias secciones bien ubicadas y narradas… pero también tiene alguna mejorable y una bastante fallida.

Además va acompañado de otra polémica absurda. Estamos ante otro episodio donde ha saltado mucha gente que dice dejar de seguir la serie porque no quiere ver sufrir a sus personajes favoritos. Esto ya lo comenté en la Boda Roja: pues muy bien, eres libre de hacer lo que quieras, pero no puedes poner a parir la serie porque a los personajes no les pasa lo que deseas. Es más, si vibras y sufres con ellos, es porque la serie es buena, no mala. Esta chiquillada de comportamiento me parece demencial.

Luego están los que se hacen los ofendidos, con asociaciones feministas incluidas. Afirman que Sansa sufre una violación, y por ello la serie es cruel, misógina y tal y tal. A estos no les basta la pataleta y el hacernos saber a gritos que dejan de ver la serie, como si nos importara, sino que también sueltan acusaciones varias para los autores. El ridículo es monumental. Primero porque tratan una ficción como si hubiera ocurrido de verdad, segundo… porque están completamente equivocados. No, no hay violación alguna. Esto es una historia de tono medieval, Sansa se ha casado y es propiedad de su esposo. La noche de bodas que sufre la han sufrido prácticamente todas las nobles del mundo representado. Catelyn no se casó por gusto, el amor tardó en florecer. Daenerys aguantó al bruto de Drogo. Cersei odiaba a Robert. Nadie se quejó de eso. Además Ramsay es bastante amable en líneas generales, más sabiendo lo zumbado que está. En el sexo quizá no sea tan blando, pero qué espera la gente en este marco histórico, ¿preliminares y caricias? No, embestida, desflorecer, semilla. Analizar la situación con una perspectiva moral y legal moderna es realmente ridículo. El problema es el mismo que venía diciendo: estos reaccionarios se encuentran ante un personaje que les gusta mucho volviendo a sufrir cuando parecía que iba a vengarse, y sobreactúan su respuesta como si les fuera la vida en la serie. En cambio, bien que aplaudieron cuando Joffrey murió cruelmente…

Y finalmente, esta vez la sección de Invernalia está más equilibrada. Sí, sobra por completo esa tonta escena del baño con la cargante Myranda, un personaje tan insulso como innecesario, pero el resto está muy bien. La boda tiene su tono pesimista y tristón bien conseguido, el encamamiento es rutinario en principio, porque es algo de sobra conocido, pero hábilmente cambian el punto de vista hacia Hediondo, ganando el momento mucho sentido y fuerza: ¿emergerá de nuevo Theon?

La parte de Arya es algo lenta; sí, quizá podrían haber conseguido una escena algo más original e intensa, pero no está mal teniendo en cuenta la sencillez de lo relatado. La sutil música, el inquietante escenario (las columnas y rostros) y el misterioso destino que le depara rematan bien un proceso de aceptación bastante básico. Y tiene buenos momentos, como la otra chica poniéndola a prueba con las mentiras. En los libros su aprendizaje era más movido y veíamos más de Braavos, pero acepto que no se puede tener todo.

La relación entre Jorah y Tyrion es otra de esas que daría para hacer una serie paralela. Es muy interesante la forma en que los personajes se van conociendo, en especial cuando Tyrion plantea dudas sobre el destino de Dany. Pero tiene algún fallo de coherencia. Esa conversación en que Tyrion dice que Jeor Mormont, padre de Jorah, era apreciado por sus hombres, pero luego confirma que estos lo mataron… ¿es una metedura de pata de Tyrion o un diálogo torpe por parte de los guionistas? No logro pillarle el punto a la escena. Cuando ven el barco hay un gazapo muy claro: Tyrion anda dos metros por detrás y de repente aparece delante mirando al barco. Para terminar, los esclavistas no quieren saber nada de Meereen, donde se ha prohibido la esclavitud, pero luego son convencidos para ir con dos frases chorras. Nada de lo que ha dicho Jorah cambia su perspectiva del lugar, no veo motivos para que tomen ese riesgo por encima de venderlos en Volantis.

Desembarco vuelve a ser lo mejor. La intriga de Meñique es impresionante. De Cersei consigue acercarse al dominio del Norte, aumentando su poder sobre Poniente con paciencia e inteligencia sin igual. Y nos quedamos con la duda de si Sansa es un peón suyo sobre el que no guarda aprecio ninguno o si realmente siente algo de cariño por ella. Cersei también se anota un gran tanto en la discusión con Olenna; la cara de resignación de la anciana no tiene precio: ha sido derrotada en su propio juego. Pero aún le queda sufrir, porque la vista previa al juicio se vuelve totalmente en contra de su familia: Loras por pervertido, Margaery por defenderlo con mentiras. El asco que se le tiene al Gorrión Supremo y a Cersei aumenta exponencialmente, y sigue construyéndose una trama intensa y, para el no lector, muy intrigante porque no se sabe por dónde puede continuar. La pega es que esa vista es algo precipitada, las pruebas algo débiles, y la tensión en el arresto se podría haber trabajado mejor. Es decir, la escena claramente tiene potencial para más, parece más bien un resumen. El problema parece ser de dirección más que de guión, algo que comentaré luego. Pero bueno, dista de ser mala y como digo la sensación de malestar e inquietud se transmite bien.

La parte más fallida del capítulo, sobre la que lectores y no lectores están echando pestes por igual, es Dorne. Es una de esas secciones que parecen incluir por cumplir con la trama, sin poner esfuerzo alguno en hacerla coherente, verosímil, intensa, compleja… Tiran de cuatro topicazos, meten los eventos en fila sin plantearse si se sostienen, y encima también lo ruedan con desgana. Resulta que Jaime y Bronn son tan imbéciles como para tratar de meterse en el castillo donde está el cabeza de familia del reino sin hacer plan alguno, esperando que todo salga bien porque sí. ¡Y resulta que ahí son más tontos que ellos! No hay guardia, pueden acceder al recinto como si nada y pasearse por allí sin impedimentos; eso sí, al final aparecen decenas de soldados, ¿dónde estaban? Y fíjate qué casualidad, en ese momento las Serpientes de Arena están haciendo lo mismo que ellos. Los detalles tampoco se refuerzan: el diálogo entre Myrcella y Trystane es tan tonto que da vergüenza, el de Doran con su guardaespaldas más o menos igual, las Serpientes de Arena quedan como arquetipos, no se les intenta dar ninguna dimensión (ni un diálogo para posicionarlas, una arenga simplona y ale), y la pelea no causa impresión alguna, hasta la música es un poco floja. Sólo la resolución deja algo de chicha: ¿y ahora qué pasará con todos?

Esta pelea me lleva a volver a mencionar que, a pesar de estar dirigido por un gran director como es Jeremy Podeswa (Carnivàle, Boardwalk Empire), el capítulo no luce mucho, no sólo porque le falta espectacularidad cuando se necesita, sino porque gran parte de los momentos más pausados (las conversaciones, con sus disputas, intrigas y sentimientos) carecen de empaque, de virtuosismo. Por ejemplo los encuentros de Cersei en su cámara con Meñique y Olenna resultan algo estáticos; comparadlos con la escena de Cersei y Tommen en el siguiente episodio, dinámica y vibrante. Y una secuencia importante y más compleja se le atraganta un poco: la vista para el juicio resulta un poco caótica en la narrativa y poco lustrosa en lo visual. En ella Podeswa se centra sólo en mostrar las reacciones de los personajes, sin duda algo esencial, pero también algo que podría haber sido más sutil: queda poco natural tanto salto entre planos breves a sus reacciones metidos de golpe. Y en la visión global descuida el encuadre (sombras y gente de por medio) y el ritmo, todo parece ir un poco apretujado, no consigue un tempo de tensión creciente como se podría sacar de un momento tan crucial, y desde luego en lo visual no luce mucho. Incluso llega a fallar en un instante clave: tienes que estar muy atento para ver que Cersei frena a Tommen, porque parece que el chaval simplemente no hace nada. Se me ocurre compararla con cualquier escena de The Wire, que es un fantástico ejemplo de buen hacer: incluso rodando a 4:3, las secuencias con muchos personajes (la mayoría son así) fluyen con naturalidad, mostrando la posición y sentimientos de cada uno sin resultar tan obvio y remarcado todo.

No estoy señalando nada grave, pero esto se une al desgaste del guión y sigue sumando puntos como temporada por debajo de la media y que se aleja aún más de otras grandes series de la HBO (en lo visual, Boardwalk Empire era bastante superior, y Podeswa ahí estaba pletórico). Y hay que decir que también tiene buenos momentos. La conversación de Tyrion y Jorah cuando están descansando es larga pero rica en recursos, fluye con ritmo y llena los ojos (aunque luego su paseo acaba con el citado gazapillo). ¿Por qué no puso en las demás partes ese empeño?

Otro aspecto mal cuidado son los viajes y saltos temporales. Meñique parece que va en avión a Desembarco del Rey, tarda menos en llegar allí que Stannis a Invernalia desde el Muro, o peor, que Jaime desde la costa de Dorne a los Jardines del agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s