JUEGO DE TRONOS – 505 – MATAD AL NIÑO.


505 – Kill the Boy
Escritores: Bryan Cogman.
Director: Jeremy Podeswa.
Valoración:

Sinopsis:
Daenerys no sabe qué hacer ante los Hijos de la Arpía. Está a punto de ejecutar a los líderes de las familias más importantes, pero al final opta por ceder a las peticiones, abriendo las arenas de luchas, y establecer lazos con la comunidad, prometiéndose en matrimonio a Hizdahr. Jorah y Tyrion tienen un percance en su viaje: son atacados en las ruinas de Valyria por los hombre de piedra, gente abandonada por su peligrosa psoriagrís… que alguno le ha contagiado a Jorah.

Jon convence a Tormund para que el Pueblo Libre cruce el Muro como aliados de la Guardia de la Noche (deberán ir a buscarlos a Casa Austera). Es una decisión que genera mucho malestar en la Guardia. Stannis parte por fin para conquistar el Norte.

En Invernalia, los Bolton y Sansa cenan y hablan, y hablan y hablan.

Frases:
-Jon: Necesito vuestro consejo. Hay algo que quiero hacer, algo que yo… tengo que hacer. Pero que dividirá la Guardia de la Noche. Amargamente. La mitad de los hombres me odiarán en el momento en que dé la orden.
-Aemon: La mitad de los hombres ya os odian, Lord Comandante. Hacedlo.
-Pero no sabéis lo que es.
-Eso no importa. Hacedlo. Encontraréis poca alegría en vuestro mandato. Pero con suerte, encontraréis la fortaleza para hacer lo que se tiene que hacer. Matad al niño, Jon Nieve. Ya tenemos casi encima el invierno. Matad al niño y que nazca el hombre.

-Brienne: Tengo que hacerle llegar un mensaje. A Sansa Stark.
-Posadero: ¿Quién sois?
-Alguien que juró mantenerla a salvo.
-¿Juró a quién?
-A su madre.
-Su madre está muerta.
-Eso no me libera de un juramento. Serví a Lady Catelyn. Aún la sirvo. ¿A quién servís vos?

-Stannis: Lady Melisandre me ha dicho que la muerte marcha sobre el Muro.
-Sam: Lo he visto, Alteza.
-¿El qué has visto?
-El ejército de los muertos. Y cuando vengan…
-Tenemos que saber cómo luchar contra ellos. Sigue leyendo, Samwell Tarly.

-Dany: He venido para deciros que estaba equivocada. Estaba equivocada y vos teníais razón. Acerca de la tradición. Sobre unir a la gente de esta ciudad. Reabriré las arenas de combate. Sólo para hombres libres. La esclavitud no volverá a Meereen, no mientras viva.
-Hizdahr: Sí, mi reina.
-Y para forjar el último vínculo con la gente de Meereen, me casaré con el líder de una antigua familia. Por suerte el pretendiente ya está de rodillas.

Comentario:
Se siguen acumulando y extendiendo los fallos de los episodios anteriores, hasta dar aquí el capítulo más aburrido y poco sustancioso de lo que llevamos de serie. La sensación de decepción se agrava porque los cambios que hay, aunque en principio alguno parecía bien planteado, no parecer llegar a nada y sobre todo cada vez justifican menos el descarte de protagonistas importantes. Y además tenemos que sumarle que estamos en la mitad de la quinta temporada y la serie en vez de crecer en ritmo, complejidad e intensidad se está estancando muchísimo.

Sobre los cambios, los más importantes son dos, Barristan y la sección de Sansa. Esperé a ver si la aparentemente innecesaria muerte de Barristan servía para aportar algo a la trama de Meereen y al viaje de Dany, pero no lo hace, está claro que ha sido ideada para quitarse un secundario de encima para ahorrar un sueldo y líneas de guión. Pero para colmo, esas líneas que han ahorrado las dedican a extender una subtrama de tintes comerciales (romance facilón para público juvenil) muy vulgares: el cansino lío amoroso entre Missandei y Gusano Gris. Qué escena más inmadura y tontorrona que ensucia la memoria de un gran personaje destituido sin tacto alguno.

La reestructuración de varias tramas de los libros alrededor de Sansa en Invernalia apuntaba maneras, pero no ha dado en blanco alguno todavía. Los guionistas se extienden y extienden para no llegar a nada. Unos quince minutos, casi un tercio del capítulo, son desperdiciados en escenas repetitivas y puro relleno sin garra, siendo incapaces del ir al grano, de mostrar lo relevante con decisión y claridad. Es un tiempo valioso que podría haberse empleado en Dorne, o mejor aún, en incluir a los Greyjoy, los Griff y Quentyn. Porque vaya tela coger a unos personajes secundarios, los Bolton, y darle este nivel de protagonismo cuando hay secciones infrautilizadas o directamente eliminadas que son mucho más importantes y atractivas.

La primera cagada es Myranda. ¿Quién es? La chavala (anoréxica hasta dar asquito) que se zumba Ramsay. Un personaje secundario de un personaje secundario. Se montan una historia de celos y sexo totalmente irrelevante y alejada de cualquier necesidad de las tramas globales. Luego la moza se va a hablar con Sansa de ropajes y costuras. Pura estulticia. Lo único que parece tener sentido y carga dramática es el encuentro de Sansa con Theon, pero vaya, aquí también están completamente dispersos: qué larguísima la entrada en la perrera para mostrar algo tan obvio. En la cena lo mismo. No hay nada importante pero le dan toda una secuencia de las largas. Después de tanto anunciar que Sansa iba a pasarlas putas resulta que no es para tanto. Un par de diálogos punzantes y nada más. Ha tenido tiempo para llorar a sus hermanos y Theon está bien jodido, no hay mucho con lo que atacar por ahí. Así, lo único que puede sufrir Sansa es lo mismo que el espectador: aburrimiento. Pero no acaba ahí la cosa, porque luego se empeñan en contarnos la vida familiar de los Bolton, el nacimiento de Ramsay y tal. ¿Y a mí qué? Hay personajes principales que necesitan esa profundidad, ¿y se la das a estos don nadie? Alucinante. Al final señalan oooootra vez que habrá batalla con Stannis. ¿Cuántos capítulos vamos a estar así? ¿Pero se va a casar Sansa de una vez? ¿Van a ir postergando todo con rellenos hasta el capítulo nueve? Capaces son…

Del Norte lo único rescatable es Brienne, ejemplo de cómo avanzar una sección sin rodeos, porque el Muro tampoco está del todo acertado, lo que se avanza se hace con tropiezos varios. Primero tenemos la parte de Sam, que parece presentar el porvenir del personaje al hablar de estudios, maestres, Ciudadela… Pero a cambio nos hemos tragado otra conversación clónica: otra vez hablando con Elí de lecturas y libros. Con Jon sólo hablaba de sexo, con Elí sólo de libros. Aunque lo mejor de la serie son los personajes, es evidente que a los guionistas les cuesta horrores darle una personalidad más definida a unos pocos de ellos, en especial a Sam. Y en cambio en este episodio ponen más esfuerzo en otros que no lo necesitan tanto. Jon madura a ojos vista (muy buena la conversación con el maestre Aemon), pero luego los escritores vuelven a mostrar escaso ingenio. La forma en que convence a Tormund para la alianza y traer al Pueblo Libre funciona, pero el giro en que Tormund lo obliga a ir es penoso: ¿de verdad Jon es tan tonto como para darle una flota a los Salvajes y esperar que vuelvan, tan tonto como para presentar esa idea a la Guardia y a Stannis? No, no lo es, lo son los guionistas por empeñarse en meter forzadamente el topicazo de que, una vez conseguida la negociación, la otra parte te lanza un gancho para meterte a ti también en el proceso. De esta forma, la fuerza y coherencia que estaba teniendo la conversación se disipa, pero lo peor es que todo el empeño puesto en el crecimiento intelectual de Jon es echado a perder también.

Aparte, por fin nos dicen qué pasa con los Salvajes, por fin los ubican y crean un plan para el problema que en teoría eran, porque desaparecieron sin más tras la batalla de la temporada anterior. Cinco capítulos, sin duda meses de tiempo en la serie, sin saber de ellos. ¿Y nadie en la Guardia se ha interesado o preocupado en todo ese tiempo por el enorme ejército enemigo? ¿No les inquietaba que Stannis estuviera planeando marcharse, dejándolos otra vez en abismal inferioridad numérica? ¿Jon no tiene en cuenta que se pueden convertir en muertos vivientes hasta ahora? El agujero de guión es monumental, otro caso de no saber diferenciar la relevancia de las distintas tramas y no saber narrar con fluidez.

Dany no está mal, pero tampoco está del todo aprovechada. Se transmite bien que la chica no congisue equilibrio en su gobierno, pues haga lo que haga enfrentará difíciles consecuencias. Pero el giro donde decide un curso de acción inesperado es como poco insulso, y no criticaré si alguien lo considera ridículo. Parece que va a optar por la mano dura con los más poderosos de la ciudad, pero en el último momento se echa para atrás porque… porque uno de ellos, Hizdahr (el único con protagonismo), no tiene miedo a morir. ¿Y qué significa eso, qué deduce ella? Ni puñetera idea, no se explica. ¿Que no puede disfrutar torturándolos con los dragones? Esa maldad no es propia de ella, y no se me ocurren más motivos con un mínimo de lógica. Luego conversa con Missandei sobre qué hacer, como si no tuviera consejeros experimentados, rebajando al personaje otro poco: esta no es la Dany inteligente y meticulosa que ha ido madurando en Meereen. Todo ello obedece a otro giro-cliché que se empeñan en meter Benioff y Weiss: una conversación en apariencia intrascendente trae un momento de revelación. Triple patinazo: el topicazo es cutre, el personaje sufre un retroceso absurdo, y para colmo no se sabe qué dice Missandei como para que Dany tenga un chispazo así; de hecho no dice nada, básicamente. Dany podía haber llegado a la conclusión de probar nuevas estrategias sin todo este relleno simplón y bastante confuso.

El único momento entretenido y emocionante del capítulo es la aventurilla de Jorah y Tyrion, una escena de acción sencilla pero que da algo de ritmo a la parte final. Eso sí, ya se confirma definitivamente que los Griff han sido eliminados, porque es Jorah quien se contagia de la psoriagrís que en los libros atormenta a Jon Connington. ¿Obedecerá este cambio a algo planeado, o es un intento de meter algo de aquella trama para contentar a los fans? Al menos aquí hemos tenido algunos detalles más sobre la historia, con la aparición de Valyria. Pero por otro lado hay deficiencias de la adaptación en las habrá que esperar a terminar la temporada para ver su alcance: Melisandre se va del Castillo Negro sin que Jon y Aemon analicen la profecía de Azor Ahai, ni se planteen si Stannis es el elegido ni nada relacionado…

Para rematar las malas sensaciones, resulta que a pesar de estar dirigido por un peso pesado como Jeremy Podeswa, el capítulo no luce mucho. En algunas conversaciones el director está muy poco inspirado, tirando de lo más básico, sosos primeros planos con nucas de por medio; la discusión de Jon y Tormund es horrible, por ejemplo, y el tempo de la cena en Invernalia es casi negligente. Así, parece un capítulo realizado con desgana no sólo en el guión, sino también en la puesta en escena. Plomizo, sin garra ni trascendencia, con agujeros notables y con todas las secciones desaprovechadas cuando no fallidas. Juego de tronos siempre ha sido bastante irregular, pero que su pico más bajo venga a estas alturas es difícilmente perdonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s