JUEGO DE TRONOS – 410 – LOS HIJOS.


410 – The Children
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Alex Graves.
Valoración:

Sinopsis:
Cersei reniega definitivamente del control de su padre. Los dragones de Dany se descontrolan tanto que debe encerrarlos, aunque no consiguen atrapar a uno de ellos. Bran llega al arciano de las visiones y se encuentra con los Niños del Bosque y un tipo misterioso misterioso que promete enseñarle.

Jon se enfrenta a Mance, pero antes de poder hacer nada Stannis llega con su ejército, y Mance se rinde. Brienne encuentra a Arya, y lucha contra el Perro para arrebatársela. Vence, pero la chica huye por su cuenta, tomando un barco hacia Braavos.

Jaime libera a Tyrion, y éste aprovecha para ajustar cuentas con su padre. Mata a Shae y Tywin antes de irse con Varys.

Frases:
-Mance: Mataste a algunos de nuestros hombres más fuertes. Uno de nuestros gigantes entró en vuestro túnel y no volvió a salir. Mag el Poderoso.
-Jon: Está muerto. Mató a mi amigo Grenn.
-Él era su rey. El último de una estirpe que se remonta a antes de los Primeros Hombres.
-Grenn provenía de una granja.
-Por Mag y Grenn.
-Por Grenn y Mag.

-Jon: Si mi padre hubiera visto las cosas que yo he visto, también os habría dicho que quemaseis a los muertos antes del anochecer. A todos.

-Cersei: ¿Cómo puede alguien tan consumido por la idea de su familia no tener noción alguna de lo que su auténtica familia estaba haciendo? Hemos estado aquí, delante de ti, pero jamás nos has visto. Si nos hubieses mirado una vez en los últimos veinte años, si nos hubieses concedido una sola mirada, lo sabrías.
-Tywin: ¿Saber el qué?
-Todo lo que dicen es cierto. Lo de Jaime y yo.
-No.
-Tu legado es una farsa.
-No, no, no, no.

-Cuervo de tres ojos: Ahora por fin has venido a mí, Brandon Stark. Aunque es algo tarde.
-Bran: ¿Vas a ayudarme a caminar de nuevo?
-Nunca volverás a caminar. Pero volarás.

-El Perro: ¿Recuerdas dónde está el corazón? A la mierda. Estoy listo. Vamos, chica. Otro nombre menos en tu lista.

-Tywin: ¿Matarás a tu propio padre en el retrete?

-Varys: ¿Qué habéis hecho?

Comentario:
Aún resuena la fallida trama de Qarth que cerraba la segunda temporada de forma tan irregular y decepcionante cuando, vendiendo la moto con que habían firmado el mejor final de la serie, Benioff y Weiss nos traen Los hijos, el capítulo más polémico, el que peor ha sido recibido (en las comunidades mínimamente exigentes, porque si hacemos caso a la imdb o tv.com…) por sus altibajos y falta de fuerza, el que más ha mosqueado a los lectores de la obra original por su escaso respeto y fallidos cambios. Un episodio demasiado irregular, tanto en forma (Alex Graves otra vez falla bastante) como sobre todo en contenido, donde poco hay que salvar entre varias secciones muy desaprovechas y alguna enormemente malograda.

Empezamos con la resolución de la batalla del Muro, con Jon yendo en plan suicida a por Mance. La tensión que pudiera, qué digo, que debería tener se ve reducida bastante por la nefasta forma en que el director plasma la escena. Claustrofóbica sin venir a cuento, cerrada en primerísimos planos inútiles, con cabezas cortadas y media pantalla tapada por espaldas y nucas… Horrible, probablemente la escena peor dirigida de lo que llevamos de serie. Por suerte la conversación, con Mance mostrando el carisma que debe tener, es bastante interesante.

La llegada de Stannis pone una solución temporal al conflicto mediante una sorpresa no del todo eficaz, pues arrastra algunas inconsistencias. Primero, la decisión de ir al Muro se tomó en el final de la temporada anterior, y desde entonces han estado mareando la perdiz con esta trama; así es normal que algún espectador se preguntara qué hace ahí; aunque mi pregunta es sin entenderán cómo llega al otro lado del Muro, algo que no se dignan en exponer de ninguna manera. ¿Intuirán que lo hacen navegando por la costa Este, no cruzando el Muro de alguna forma? Tampoco me convence que sigan repitiendo lo de cien mil salvajes y sólo veamos cuatro gatos, mientras el ejército de Stannis aparece en todo su esplendor. ¿Cómo gana ante tanta gente? No sé si el espectador no lector puede deducir que las tropas de Mance son indisciplinadas, más un pueblo en migración que un ejército, y todos esos detalles que dan sentido a la situación pero aquí se omiten para poner a Stannis andando todo chulo sin pestañear cuando sus hombres matan a quien le ataca. También me pregunto qué ha pasado o pasará con los 400 hombres que envía Mance a escalar el Muro. ¿Será una fuerza disidente, atacarán por el sur, liberarán prisioneros? Nada de nada, seguro que es un recurso de guión barato del que sin duda alguna se olvidarán. También veo necesario haber mostrado a Alliser herido, que no se indica su destino (aunque no se ve entre los muertos) y la gente ya está asumiendo que Jon es el nuevo Lord Comandante por ausencia de competencia. Al menos el primer encuentro de Stannis con Jon es acertada, pues vemos a ambos medirse educadamente con buenos diálogos.

Saltamos a Desembarco para ver el estado en que quedó la Montaña, quien tiene una sangre que amplifica el sonido: ¡vaya efectos sonoros cutres! No es una escena esencial, y más viendo que van justos de tiempo en otras partes, pero al menos ata cabos necesarios; en esa onda está también el entierro de Ygritte, por cierto. A continuación Tywin vuelve a tener una pelea por el control de la familia, donde Cersei dice que ya basta. La confrontación es intensa, aunque de nuevo Graves está bastante perdido, componiendo una escena algo pobre y con unos conatos de cámara en mano que desentonan con el estilo clásico habitual. Al menos se exponen las motivaciones de Cersei bastante bien, que otras veces no quedan claras: pone su familia directa (hijos) por encima las ambiciones de un padre tirano. Pero la cosa no se remata bien, porque lo de continuar siendo amante de Jaime no se entiende del todo. ¿Hemos de asumir que se lo folla para tener una figura masculina en la que apoyarse ahora que se distancia de su padre? Porque eso supone ir contra lo que nos iban narrando, es decir, el distanciamiento entre ambos hermanos. Se puede aceptar porque esto es el juego de tronos y las alianzas cambian cada dos por tres según necesidades, pero es que resulta algo forzado, sobre todo por parte de Jaime, que la recibe entusiasmado cuando estaba harto de ella. Este es un caso claro de las incongruencias generadas por cambios previos: definitivamente la violación no ha dejado secuelas, es como si no hubiera existido.

Dany tiene una aparición bastante importante que quizá debería haber sido más impactante y emotiva: el encierro de dos dragones y el descontrol con el otro. No está mal, pero para ser el fin de temporada y un punto de inflexión en su vida cabría esperar algo más intenso. En otras escenas menos relevantes le han dado más tiempo. Además tiene una laguna importante. El hombre le presenta el cadáver de su hija y… la escena salta a otra donde Dany pregunta los hechos a Missandei. ¿Hemos de suponer que Dany ha huido, que no ha enfrentado la situación? ¿A santo de qué viene meter una elipsis ahí? Se carga el dramatismo y la continuidad de mala manera.

En el lejano Más Allá del Muro por fin Bran llega a su destino… Pero casi mejor que no lo hubiera hecho, porque tiran de sensacionalismo para rellenar metraje y a la hora de la verdad no avanzan nada. Una jugada digna de Perdidos. Si al menos lo hubieran hecho bien, pero la escena de los esqueletos es un descojone. No tengo nada en contra de que sean esqueletos, al contrario que otros espectadores, pues ya hemos visto muertos animados, simplemente estos están más degradados, y además los efectos especiales son perfectos. El problema es que la escena es de película o serie de aventuras cutres, y que sean esqueletos, recordando a El ejército de las tinieblas, maximiza esa impresión. Resulta que los dichosos atacantes tienen una sincronización perfecta para alargar la intriga y generar un clímax de peligro creciente, para finalmente terminar dejando escapar a los protagonistas: atacan de uno en uno a pesar de su clara ventaja numérica y dejan el ataque gordo para cuando ya no pueden ganar a sus desvalidas víctimas. También cabe preguntarse por qué si los Niños del Bosque esperaban la llegada de Bran tardan tanto en facilitarles la entrada, que los dejan en peligro de forma absurda. Y el final con los esqueletos explotando nos libera del problema con un golpe de magia salido de la nada. Para colmo Jojen muere de forma lamentable. Me parece bien que caiga, así dan más realismo y tragedia al momento, pero es que se resuelve fatal: de estar corriendo y luchando y avisando a Bran pasa en un instante a estar tumbado inmóvil sin explicación, sólo para que el esqueleto lo mate.

Una escena así de forzada y cutre en una producción tan seria, más cuando llegábamos al momento cumbre de un protagonista, resulta una transgresión imperdonable. Además rematamos la jugada jodiendo el esperadísimo encuentro con el Cuervo de Tres Ojos. ¡Es Gandalf sentado entre raíces! Penosa concepción de la escena desde el diseño del tipo y su maquillaje lastimero a la mediocre forma de rodar (iluminación, fotografía). Mil ojos y uno más… ¡serán dos más, que tiene los dos intactos! También canta bastante que no vemos la boca de la niña al hablar, como si fuera difícil doblar un diálogo sin esconderlo de mala manera.

Cuando saltamos a Arya lo primero que cabe pensar es en que el agujero de guión que dejaron al ponerla ante la puerta de Nido de Águila no se ha corregido. Nos quedamos sin saber cómo ha escapado de los nobles del Valle, y cómo Meñique no se ha enterado de su presencia (porque veo poco probable que lo haya hecho, si quisieran que se percatara nos lo habrían mostrado). Vaya metedura de pata de los guionistas. ¿Qué necesidad había de llevarla hasta ahí? ¿Hacer un chiste? La verosimilitud por los suelos. Una vez encontrados el Perro y Brienne parece inevitable que hubiera pelea, pero es descarado como retuercen la situación para que Arya no dude sobre si irse con Brienne, a quien ponen exigente y borde cuando hemos visto que es muy prudente y educada. Así, cuando Arya se libera del Perro no le queda otra que seguir por su cuenta, porque Brienne se ha mostrado poco fiable. Estamos ante otro caso de forzar un cambio sin pensar en que no encaja: querían una pelea molona entre estos dos, pero no la han justificado bien.

Además resulta que la lucha entre estos dos titanes, que prometía ser espectacular y trágica, aburre cosa mala. Primero Graves no está fino otra vez, la coreografía se estropea con una dirección y montaje que no está a la altura de la serie. Comparadla con el combate entre Brienne y Jaime Lannister, la diferencia es abismal. Y segundo, no sé por qué se empeñan en alagarla hasta el infinito. A mitad del combate ya estaba esperando que pasara algo. Dar golpes porque sí, sin progresión dramática, sin navegar hacia nada concreto, no funciona. Por suerte acaba bien. El Perro está destrozado y ve llegar su fin, donde Arya medita sobre si ahorrarle la agonía o dejarlo sufrir. Como despedida de la pareja es una escena muy potente, pero pierde algo de fuerza porque es larga y viene de un previo aún más largo. Mejor introducida no hubiera sido tan pesada. De aquí saltamos al cierre del episodio, donde Arya ve un barco y decide de pronto probar suerte, y la moneda que le dio Jaqen sirve de pasaje selecto. Como final de temporada es una escena muy sosa, una transición simplona, y lo adornan con el plano del barco alejándose en plan… ¿En plan qué? No supone una escena épica, un cambio brutal en la dinámica de la serie o del personaje. Vaya artificio barato. Esta escena debería haber sido para Tyrion, ahí sí que hay un momento de ruptura y cambio importante no sólo en un personaje, sino en la trama global de Desembarco del Rey. Ya son muchas la veces en que los guionistas no tienen claro qué es importante y qué no.

Y para el tramo final tenemos la parte más esperada, y la más desastrosa. Toda la temporada jugando con la intriga y tensión sobre qué destino tendrá Tyrion y aquí saltan a ello de forma precipitada y con una metedura de pata enorme tras otra. El enano entra en escena directamente con la fuga, sin manejar ni un mísero conato de intriga. Tampoco hay tensión y dificultad alguna por el camino. Y para rematar resulta que Tyrion se conoce los pasadizos secretos: llega a las dependencias de la Mano sin pestañear. Pero esos son problemas menores, deslices irrelevantes, al lado del destroce que hacen con los personajes y la avalancha peligrosa que están generando con tanta desviación innecesaria y poco meditada.

Los cambios de personalidad de Jaime y Shae vienen de largo y aquí influyen catastróficamente en Tyrion. Jaime se lleva de puta madre con el enano (y parece que por arte de magia con Cersei de nuevo también), y se despiden como buenos hermanos y amigos, algo completamente opuesto a lo narrado en las novelas, donde Jaime lo libera porque se lleva de pena con toda su familia y los remordimientos le hacen actuar en favor del eslabón más débil. Pero en dichos libros la jugada no le sale bien, porque inoportunamente suelta, para quitarse un peso de encima, la revelación sobre que Tysha en realidad no era una puta, una verdad hiere a Tyrion en lo más profundo y convierte a la despedida en un amargo adiós para siempre. Lo triste es que el tema Tysha se ha expuesto en la serie. ¿Por qué demonios lo omiten ahora que vuelve a ser crucial?

Shae es un despropósito desde su concepción. Que estaban enamorados de verdad, nos decían los guionistas con asombroso empeño, convirtiendo a la chica y la relación es un coñazo. Pero cuando llega el momento de separarlos y de que Shae se ponga en contra, esa idea les juega una mala pasada, porque hacen malabares para encajar la situación y se les escapa por todas partes, resultando un galimatías ridículo. Resulta pues que la traición de Shae es un rebote infantil porque al intentar Tyrion ponerla a salvo piensa que se quiere quedar con Sansa. Y ya de paso se busca nuevo novio (Tywin), sin remordimientos ni nada. Vamos, de serie juvenil cutre, pero maximizado con un elaborado intento de homicidio a través del juicio. En la novela Shae es una puta a sueldo, y punto. Tyrion se encapricha y eso le convierte en un blanco fácil: en algún momento Tywin la atrapa y la usa como espía. Así, Tyrion es víctima de su padre y de una puta manipuladora. Dos razones de peso para matarlos sin pestañear. Pero en la serie el resultado de la absurda ecuación de los guionistas es que Tyrion es víctima casual de una situación que sale mal, y en parte por acciones suyas, lo cual es más inverosímil si cabe.

En estas condiciones no pueden poner a Tyrion matándola sin más, porque sería como matar a una niña por una rabieta, por mucho que haya puesto su vida en peligro. Sin una traición a largo plazo, ¿qué motivos tiene Tyrion para ejecutarla? Por ello los guionistas se ven obligados a que el Gnomo actúe en autodefensa, forzando que Shae agarre un cuchillo y le ataque sin mediar provocación. Sí, la dulce y débil Shae enamorada de Tyrion y que cuidaba y protegía a Sansa no sólo tiene un ataque de celos de tal magnitud que los acusa de regicidio en el juicio, sino que además intenta matar a Tyrion con sus propias manos. No tiene ni pies ni cabeza. Una vez Tyrion se salva de sus garras no le queda otra que pedir perdón, pues no quería matarla.

También hay que señalar las lagunas que hay entre el momento en que Tyrion la manda poner a salvo y este final. No sabemos si Shae vuelve por su propio pie para vengarse o si es tomada por Cersei o Tywin, ni si estos la fuerzan o actúa por voluntad propia. En entrevistas a Sibel Kekilli afirma que Shae, una vez ve roto su idilio, se va con el más poderoso del lugar, Tywin, pero eso tampoco aclara mucho, y en la serie desde luego no se puede deducir nada concreto. Sencillamente, no tengo palabras para criticar el estropicio sin caer en insultos.

A continuación Tyrion va a por su padre. Es indudable que la relación es precaria y el odio se ha acumulado a lo largo de los años, y se puede deducir que la decisión final de matarlo viene de dejarlo de lado en el juicio, y se puede aceptar. Pero la escena queda coja. No es tan tensa y dura como debiera y sobre todo cierra más heridas de las que abre: sin la variables cruciales de Shae y Tysha siendo obra de Tywin, su muerte no deja huella en Tyrion, se ha vengado de un padre cabrón saldando cuentas y punto final.

En conclusión, en la serie Tyrion queda bien con Jaime, mata a Shae en defensa propia y además se disculpa, liberándose de la culpa, y mata a Tywin limpiamente, sin dejar heridas que lo aflijan en el futuro. Es decir, Tyrion se va libre de cargas y con posibilidades de volver (porque la relación con Jaime sigue viva), transformando por completo su viaje y motivaciones posteriores. En el libro acaba mal con Jaime de forma que parece imposible reconciliarse, mata a Shae por su larga y odiosa traición y la muerte de Tywin arrastra más dolor que liberación. Se va sin posibilidad de volver, lleno de ira y pesadumbre. Así que si la siguiente temporada empieza con Tyrion como en el libro, totalmente perdido, roto por dentro y ahogando sus penas en el alcohol antes de medio poner orden y buscarse otro objetivo en la vida, será bastante incongruente con lo expuesto aquí. Y si lo cambian será una pena, por traición a la novela y por lo fascinante que es su viaje (mi parte favorita de Danza de dragones). Y finalmente cabe decir que eliminar la frase “¿Adónde van las putas?” es como si no hubieran puesto el “No sabes nada Jon Nieve”: algo sencillamente imperdonable.

Poco hay para rescatar en el capítulo. Como decía, Jon, Mance y Stannis funcionan a pesar de la torpe mano de Alex Graves y los pequeños pero numerosos agujeros de guión. La despedida del Perro es emotiva. Cersei mandando a Tywin a tomar por culo tiene cierta intensidad. Y mi momento favorito es la expresión y suspiro de Varys al escuchar las campanas, viendo que no le queda otra que irse también. Pero las que deberían haber sido las mejores escenas del episodio y probablemente de la temporada resultan muy insatisfactorias, con lo que la decepción es notable.

Para terminar, no iba a hablar de algo que no existe en el capítulo, pero los lectores se han quejado tanto que tengo que aportar algo de sentido al griterío. ¿Pero qué más da que no salga Lady Corazón de Piedra? Eso no jode el capítulo, lo estropea lo que hay mal narrado, no lo que no había manera de meter en él. La trama de Brienne y Jaime no ha llegado al punto de permitir ese personaje, es sencillamente ridículo quejarse por su ausencia. “Era el final perfecto”. Anda ya, el final perfecto era contar bien las secciones más importantes que hay presentes, la de Tyrion a la cabeza. Por no decir que es fácilmente sacrificable… qué digo, sería un gran acierto prescindir de ese rol. Es uno de los poquísimos errores que ha cometido George Martin, una trampa argumental pobre y una trama secundaria innecesaria. En la serie sobra, lo mire por donde lo mire, y las declaraciones de sus autores apuntan a que efectivamente no van a incluirlo en el futuro.

PD: “Los Niños del Bosque” para algunos serían “los Hijos del Bosque”, por eso de ser una tribu, pero en las novelas queda claro que son “los Niños” porque así los llamaron los Primeros Hombres por su tamaño. En inglés “children” vale para ambas acepciones, en castellano no, y además en el capítulo el título más que a ese pueblo misterioso sin duda se refiere a los hijos de las familias, Tyrion y Cersei a la cabeza, así como a los dragones de Dany. No sé cómo lo traducirán en el doblaje oficial, reniego de los doblajes desde hace años y opto por lo que me parece más fiel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s