Archivo mensual: abril 2013

JUEGO DE TRONOS – 302 – ALAS NEGRAS, PALABRAS NEGRAS


302 – Dark Wings, Dark Words
Escritor: Vanessa Taylor.
Director: Daniel Minahan.
Valoración:

Sinopsis:
Arya se encuentra con la Hermandad sin Estandarte. Margaery se esfuerza por conocer a Joffrey. Jaime y Brienne ven interrumpido su camino. Theon se enfrenta a un tipo misterioso.

Resumen:
La interpretación de los sueños de Bran podría tomar nuevo rumbo con la aparición de Jojen y Meera Reed, los hijos de un amigo de su padre, pues Jojen dice saber mucho acerca del tema. Más Allá del Muro, Sam y los demás supervivientes se dirigen agotados y desesperados de vuelta al Muro.

En las tierras de los ríos, Robb recibe la noticia de la muerte de su abuelo y padre de Cat, Lord Hoster Tully, y se dirige a Aguasdulces para su entierro. Jaime y Brienne intentan pasar desapercibidos, pero son capturados por tropas de los Bolton. Arya se encuentra con Thoros de Myr, de la Hermandad sin Estandartes, grupo que dice proteger al pueblo de los desmanes de los nobles. Parecen ser buena gente, pero las cosas se tuercen cuando estos apresan a Sandor Clegane, el Perro, y este reconoce a Arya Stark.

Margaery Tyrell y su abuela tantean a Sansa para saber cómo es Joffrey, y con la información de que es un monstruo despiadado Margaery irá con sumo cuidado en su relación. Theon Greyjoy está hecho prisionero y siendo torturado por no sabe quién ni dónde.

Mejores frases:
-Sam: Me abandonasteis. Cuando vinieron los Caminantes Blancos, me abandonasteis.
-Edd: Sí, te abandonamos. Eres lento y estás gordo. No queríamos morir.

-Joffrey (sobre Renly): Se sabía que era un degenerado. Me he planteado hacer que su perversión sea sancionable con la muerte.

-Thoros: Esto sí que es una persona extraordinariamente grande. ¿Cómo se puede someter a una persona tan extraordinariamente grande?
-Anguy: Se espera a que beba hasta que se desmaye.

-El Perro: Por los Siete Infiernos, ¿qué estás haciendo con la zorrita Stark?

Notas:
-Se ven las marcas de donde los jinetes deben pararse (tiras de colores en el suelo) en la escena final, cuando capturan a Jaime.

Comentario:
Empiezo por las escenas no satisfactorias y las que se pueden discutir por no quedar muy claras. Primero tenemos el extraño remordimiento de Catelyn. Vamos a ver: recibe la noticia de que sus dos hijos menores podrían haber muerto, y se pone a hablar de Jon, el bastardo al que odia y rechaza. Puedo entender que intentaran mostrar su creencia en que como madre ha fallado, pues no está con sus hijos en momentos difíciles, pero no puedes poner tal ejemplo. Al enfocar la tragedia hacia el lugar equivocado la conversación queda rarísima, y claro, la cuestión de fondo queda confusa: ¿han muerto o no, y qué cree ella? En la novela todos piensan que han muerto, aquí se puede ver que dudan… ¿Y los falsos niños quemados? ¿El engaño de Theon no funcionó? Sobre esto último surgen además otras cuestiones: ¿qué paso en Invernalia? Sigue sin explicarse cómo cayó la ciudad y qué fue de los Greyjoy. Robb dice que los Hijos del Hierro se han ido, cuando el final de la temporada anterior parecía indicar que lo que hicieron fue rendirse. ¿Resulta que entregando a Theon los dejaron ir?

La otra escena problemática es Shae, arisca y pesada como siempre, fastidiando a Tyrion cuando debería ser su remanso de paz y desconexión con los problemas del mundo real. Al menos la conversación deriva en un juego de celos interesante, con grandes diálogos por parte de Tyrion, y además luego se habla de Sansa, en una especie de chiste premeditado sobre sus futuros pretendientes que resulta muy interesante, por la gracia del momento y porque allana el terreno para ser más gracioso más adelante.

Entre medio están las escenas que me parecen mejorables, aunque ello no quiere decir que sean fallidas. Puede que la aparición de los Reed sea un poco precipitada, pero tampoco podían hacerlo de otra forma, y me alegro de que vayan al grano. Lo único extraño es ver a Osha criticando a Bran por hablar de magia y visiones, cuando ella se pasaba el día mencionando las maravillas del Norte y los conocimientos perdidos. Parece que fuerzan en ella un cambio para mostrar roces con los Reed, que en el libro son sus mentores y aquí ella parecía estar tomando esa posición. No es algo grave, al menos por ahora, pues ya veremos cómo lo desarrollan. Otra cosa interesante será ver cómo separan a Osha de Bran, o si no lo hacen. Jon y Sam, cada uno por su parte, aparecen lo justo para ir exponiendo su trama, y como es habitual su presencia sabe a poco, tanto por tiempo como porque no se termina de captar toda la fuerza del original: la huida de Sam debería ser mucho más desesperante, de hecho sus capítulos son mis favoritos en Tormenta de espadas.

La sección de Desembarco del Rey es magnífica. Las Tyrell interrogando a Sansa ofrecen una escena muy emotiva y muy fiel al libro, y el posterior juego de Margaery con Joff, tratando de llevarse bien con él manejándolo en los terrenos que al pequeño tirano le gustan, es estupenda también, y además pone de manifiesto que el aumentar la presencia de Margaery es el cambio más acertado respecto a las novelas.

Pero mis partes favoritas han sido la de Jaime y la de Arya. Jaime y Brienne nos deleitan con chistosos comentarios y una pelea final espectacular. Cuando el Lannister coge la espada la tensión se palpa en la escena. El desarrollo del combate es fantástico, desde la coreografía (clara e impresionante) a la puesta en escena (brillante), pasando por el guion (que describe a ambos personajes a la perfección). Arya tiene una aventura también divertida pero también tiene algo de misterio: no se sabe en quién se puede confiar. Su finalazo con la aparición del Perro es genial: atención a la cara de la chiquilla.

Para el final dejo a Theon. Su cautiverio es desconcertante e intrigante, tanto para el no lector como para el lector de los libros. Adelanta hechos que si bien corresponden cronológicamente en realidad no se relatan hasta el quinto libro, y claro, hace pensar en si no acabarán su trama demasiado rápido y tendrán que inventarse muchas cosas. Estoy muy interesado en ver qué van a hacer, porque sus capítulos en Danza de dragones fueron de mis preferidos.

<- 301| Valar Dohaeris 303| El camino del castigo ->
Guía de episodios
Anuncios

THE WALKING DEAD – TEMPORADA 3, PARTE 2.

The Walking Dead
AMC | 2013
Productores ejecutivos: Glen Mazzara, Scott Glimpe, Charles S. Eglee, David Alpert, Gale Ann Hurd, Robert Kirkman.
Intérpretes: Andrew Lincoln, Sarah Wayne Callies, Laurie Holden, Steven Yeun, Chandler Riggs, Norman Reedus, IronE Singleton, Melissa McBride, Lauren Cohan, Emiliy Kinney, Scott Wilson, David Morrisey, Danai Gurira, Dallas Roberts, Michael Rooker.
Valoración:

Alerta de spoilers: No leas si no has visto la temporada.–

Como venía diciendo en la primera mitad de la temporada, la serie se ha centrado y ha madurado y por fin vemos algo de lo que se esperaba dado su argumento y estilo: una correcta historia de supervivencia en un entorno post-apocalíptico, donde la lucha constante por salir adelante es el difícil día a día de los personajes. Esta segunda etapa lanza la trama que se iba cociendo en los primeros ocho episodios, el conflicto entre la prisión y el pueblo. El pueblecito Woodbury introdujo dos factores muy interesantes: un enemigo humano que ejemplifica bastante bien que, en cualquier entorno y circunstancia, el hombre se convierte siempre en su propio peor enemigo, más un ambiente de distopía inquietante, con el Gobernador manejando una supuesta sociedad idílica con sucios secretos que enmascaran una realidad podrida. Pero no por ello se olvidan de los zombis, pues su presencia es constante, el peligro se siente de cerca, no como en la temporada anterior, que aparecían por cumplir y no causaban impacto. Además se abordan jugosas ideas con ellos: experimentos y usos varios dan para algunas buenas escenas.

El dibujo de los protagonistas ha mejorado en profundidad y trayectoria. Se acabaron las relaciones simples y poco creíbles, y los dilemas infantiles y repetitivos han quedado atrás. Las situaciones que enfrentan son mucho más interesantes que la nada cansina que embargó la estancia en la granja, y muestran muchísimo mejor cómo los problemas constantes hacen mella en sus personalidades. Rick como líder está desgastado, y su camino hacia el abismo para luego renacer está muy logrado (lástima que Andrew Lincoln sea un intérprete tan penoso, el personaje merece un actor mejor). El pulso contra el Gobernador le hace ver que la supervivencia en manada (un líder y obediencia ciega) es un sendero abocado al fracaso, que es más viable una sociedad igualitaria donde se analicen y voten las decisiones. Es interesante ver cómo su hijo, Carl, aprende lo contrario de la contienda: va creciendo como líder frío e implacable hasta el punto de dejar entrever que, como el Gobernador, está olvidando su humanidad. El resto de secundarios tienen su tiempo justo, aportando lo necesario sin tonterías cargantes como antes (hasta el coreano y su novia funcionan bien), aunque destacan Daryl y Hershell, siempre con más presencia en todas las tramas, y la nueva incorporación, la críptica Michonne. Hershell como brújula moral es crucial en momentos clave, Michonne muestra muy bien lo difícil que es entrar en un grupo cerrado en estas circunstancias, enfrentando problemas de confianza y lealtad, y Daryl va cambiando su independencia y distanciamiento por un cada vez más arraigado sentido de la familia.

Pero los personajes más llamativos del año son el Gobernador y Andrea, y la sorpresa es el reaparecido Merle. Este último evoluciona de manera atractiva y verosímil: poco a poco va dejando ver su lado humano entre tanta pose de abusón, y el tramo final de su trayectoria no por previsible deja de ser estupendo. Andrea juega a intentar salvar a todo el mundo, primero engañada por el idilio creado por el Gobernador y luego aferrada a la esperanza de una nueva vida, y va cayendo en el abismo de forma muy interesante y dura. Se atacan muy bien sus dudas sobre si ir con un grupo u otro, y la actriz Laurie Holden, la única competente del cotarro junto a Scott Wilson (Hershell), lo expresa muy bien. El Gobernador (un también acertado David Morrisey) se describe inicialmente como líder que muestra una cara gentil a su pueblo y una dura y violenta hacia el exterior en secreto: un clásico psicópata dotado para el mando. Su presencia es inquietante, temible cuando se desata, y sus acciones provocan resquemor cuando no asco. Pero poco a poco su maldad va creciendo y al final explota de forma espectacular, masacrando a los suyos cuando ve que dejan de seguirle.

Sin embargo una gran pega se le puede poner a Andrea y al Gobernador, y por extensión a la temporada, pues tienen un capítulo donde se deslucen demasiado, fruto de un guión pobre y lleno de agujeros: la huida de Andrea y la persecución del Gobernador en Prey (314) ofrece un bajón notable en una temporada muy regular, recordando que la serie seguramente esté dando sus mejores momentos pero en cualquier instante puede volver a caer muy bajo. No es creíble que él la persiga cual Terminator enloquecido, o al menos no funciona tal y como lo han expuesto. Que la halle en pleno campo con todo el terreno que hay para explorar; que ella, tan lista y superviviente como es, se meta en un edificio, limitando así sus posibilidades de escapar; la falta de tensión de toda la escena del juego del escondite, que roza el ridículo en ocasiones; que ella escape sin coger el pedazo de coche que ha dejado él; que cuando él la atrapa por fin no se explique cómo es capaz de inmovilizarla y trasladarla al pueblo sin problemas (que el coche estaba lejos), donde además nadie se entera de que ha entrado con un rehén… De todas formas, para no olvidar que estamos en The Walking Dead, los agujeros de guión y momentos mal ejecutados (fallando así la verosimilitud de numerosos instantes) existen en casi todos los capítulos: todo el que llega al pueblo, sobre todo a la hora de atacar, lo hace por la puerta principal, la más protegida, en vez de por otra sección del vallado; una esposada Andrea se tira horas y horas hablando con su amigo moribundo, en vez de poner todo su esfuerzo en coger las pinzas, que luego vemos que es fácil, y más fácil le resulta romper con ellas las esposas de duro metal; etc.

Otro aspecto negativo a destacar es también relativo a unos pocos personajes. Los guionistas se quitaron de en medio a T-Dog probablemente porque no sabían qué hacer con él y era el candidato perfecto para morir… y no se lo echa de menos, porque efectivamente no aportaba nada. Falla también la presentación de un nuevo grupo secundario: Tyreese y compañía en principio parecían bastante atractivos, pero luego no se sabe qué sentido tiene su presencia, porque los guionistas parecen que dudan si meterlos en tramas propias o no, si incluirlos en la historia global o no, y se quedan a medio camino de todo, resultando su presencia bastante malograda. Probablemente sea resultado de incluir personajes del cómic sin plantearse bien su arco en la serie.

He visto criticar el desenlace de la pequeña guerra como una gran decepción que echa por tierra el final de temporada, y me parece un grave error, me parece evidente que muchos espectadores no han entendido nada al aferrarse a la esperanza de ver una gran batalla. Porque cuando la serie se estaba centrando por fin en los personajes y los dilemas que enfrentan no sería acertado acabar todo con fuegos artificiales (que los hay, pero bien medidos), lo lógico es exponer el enfrentamiento de cada rol a sí mismo y a la situación que lo rodea. Y en eso, el capítulo final funciona francamente bien y el resultado de la contienda es consecuente con lo narrado y sin duda verosímil. Las tropas del Gobernador huyen ante los cuatro pelagatos de la prisión porque no son luchadores tan experimentados como ellos, y se asustan de la embestida sorpresa después de largos momentos de tensión. A raíz de ello pierden la fe en el Gobernador, y cuando este dictador se ve expuesto a una realidad que su mente de psicópata es incapaz de aceptar realiza la matanza, que no sólo es creíble, sino de hecho bastante previsible. Y la otra gran pega que se ha puesto, el hecho de que el Gobernador no muera… pues habrá que esperar a ver cómo acaba su historia, aún puede dar juego si los guionistas lo manejan bien. También leo que Andrea era odiada (¡pero si es el mejor personaje!) y aun así su muerte también decepcionó. Por favor, si algo se agradece de esta serie es que los protagonistas pueden caer en cualquier instante, y el final de Andrea no es forzado sino muy consecuente con su trayectoria.

El desarrollo de esta temporada ha sido bastante bueno, no espectacular pues sigue sin explotar todo su potencial por completo y lo que muestra peca de ser demasiado simplón unas veces (qué pobre es el episodio de la negociación entre Rick y el Gobernador) y cuenta con baches notables en otras ocasiones, pero en conjunto resulta una aventura muy entretenida y desde luego muy de agradecer si la comparamos con el ritmo y tono tan fallido de la segunda temporada. Ahora llega otra prueba de fuego: Glen Mazzara ha sido despedido o se ha largado, a saber por qué, añadiendo otro oscuro capítulo a la producción de la serie y dejando de nuevo su futuro en el limbo. Otra vez el segundo guionista (Scott Glimpe tras el ascenso de Mazzara) toma las riendas (acabará escribiendo el becario si siguen echando gente) y se enfrenta a la serie por cable más vista de la historia, la que más ojos puestos en ella tiene. ¿Será la trama del Gobernador un capítulo milagroso en una serie agonizante o seguirá creciendo hasta convertirse en la gran serie que podría llegar a ser?

Ver también:
Temporada 3, parte 1.
Temporada 2, parte 2.
Temporada 2, parte 1.
Temporada 1.
Episodio piloto.

JUEGO DE TRONOS – 301 – VALAR DOHAERIS


301 – Valar Dohaeris
Escritores: David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Dan Minahan.
Valoración:

Sinopsis:
En las cortes de Joffrey y Stannis se reponen de las heridas de la batalla. Dany encuentra un nuevo aliado, y nuevos peligros. La Guardia de la Noche se enfrenta a la noche.

Resumen:
Alerta de spoilers: En los resúmenes describo a fondo los episodios.–
Tras la batalla del Aguasnegras la balanza se ha decantado temporalmente a favor de la alianza Tyrell-Lannister, pero las consecuencias directas aún se notan. Tyrion está siendo dejado de lado sin reconocérsele su mérito en la victoria, y además teme por su vida después del atentado realizado por un miembro de la Guardia Real. Joffrey y Cersei miden fuerzas ante la presencia de Margaery Tyrell, que sin duda trae sus propios intereses a la corte. En la corte de Stannis, Davos ha sobrevivido a la batalla pero su enfrentamiento con Melisandre por el sitio de consejero de Stannis acaba con su culo en la mazmorra.

En el norte, los sobrevivientes de la Guardia de la Noche al ataque de los Caminantes Blancos huyen hacia el Muro. Mientras, Jon es presentado ante Mance, el Rey-más-allá-del-Muro, quien exige saber por qué ha desertado y se ha unido a ellos. Al otro lado del mar Daenerys llega a Astapor, ciudad esclavista que vende ejércitos de soldados-esclavo. En un ataque sorpresa de los brujos de Qarth es salvada por Barristan Selmy, quien ofrece sus servicios.

Mejores frases:
-Davos: Estuve en la batalla del Aguasnegras. Era un capitán y un caballero.
-Sí, ser, ¿y sirviendo a qué rey?
-Davos: Al único rey de Poniente… Stannis Baratheon.

-Tywin: Eres una despreciable y enfermiza criaturita (…) Ni los dioses ni los hombres me forzarán jamás a dejar que conviertas Roca Casterly en tu burdel.

Comentario:
Alerta de spoilers: Si no has visto los capítulos, los comentarios tienen muchos datos reveladores.–

Después de cerrar la segunda temporada con la Guardia de la Noche ante un inminente ataque de las hordas de muertos vivientes lideradas por los Caminantes Blancos, un final insatisfactorio por lo mal ejecutado que estaba un momento tan prometedor, mucho miedo tenía de cómo iban a iniciar el primer capítulo de la tercera temporada. Y resulta que este decepciona igual. Consiguen darle cierta tensión gracias a la buena puesta en escena (música, ritmo expectante), pero contenido real no hay, y lo poco que se ve falla bastante. Que no haya batalla es una gran desilusión. No hacía falta montarse nada enorme, solo un par de escenas viendo el agobio ante la presencia de los monstruos y una breve muestra de que son derrotados y salen por patas. Pero bueno, haciendo un esfuerzo se puede entender que no se atrevieron con la dificultad de rodar algo así. Lo que no es de recibo es que la única escena que hay sea un desastre: lo del Lord Comandante echando la bronca a Sam por no enviar los cuervos con mensajes de advertencia y auxilio es vergonzoso. Pero vamos a ver: ¿entonces por qué lo mandáis de expedición a recoger leña? Los guionistas mezclan el libro (no envía cuervos porque se asusta) y la serie (trabaja fuera del campamento en otra tarea), creando una incongruencia notable respecto a lo que ellos mismos han escrito: si Sam es encargado de los cuervos lo sabría cualquiera en la estricta cadena de mando de la Guardia, nadie lo habría enviado lejos, y desde luego él no habría dejado sus deberes por decisión propia. Y dudo que Sam, por cobarde que fuera, se tragara una bronca donde se le acusa de provocar la inmiente muerte de sus compañeros sin tener él la culpa, o que ningún otro hermano confirmara que tenía órdenes distintas; como mucho se puede pensar que alguien se equivocó y contradijo sus órdenes iniciales… pero es algo muy rebuscado. Por lo tanto, la bronca es un claro agujero de guion. Y por cierto, tampoco sé qué pinta Fantasma, el huargo de Jon, yendo con Sam en vez de con Jon.

Por suerte, a partir de aquí el capítulo remonta y vuelve a ofrecer el nivel estándar de la serie. Sí, todavía espero que pegue el salto del notable al sobresaliente… y esta es la temporada perfecta para conseguirlo. De hecho, como siempre el episodio es parte de un todo y por sí solo sabe a poco, se hace bastante corto.

La sección de Jon sale bien parada, y espero que sea así el resto del año, que cada vez se torna más interesante. La presencia del gigante me sorprende, pues no esperaba verlos. La presentación de Tormund y Mance mezcla muy bien el choque cultural y los miedos de Jon (sale hábilmente bien parado del interrogatorio). La figura de Mance causa el mismo efecto que en el libro: es un tipo sin el porte de un rey, pero con carisma y dotes de liderazgo. Lo único que le falla a la escena es que Kit Harrington como Jon está muy soso, más que de costumbre.

La sección de Desembarco es más completa y lo mejor del capítulo. Tyrion puteado y asustado, recelando de su hermana la reina y asqueado por la falta de reconocimiento ante sus acciones, está fantástico. La conversación con Tywin es genial, y muestra bastante bien uno de mis momentos favoritos en su trama en Tormenta de espadas: cuando Tywin le descarta con contundencia y desprecio como heredero de su castillo, Roca Casterly. Los roces entre Cersei, Joffrey y Margaery son estupendos también. Margaery juega a ser la reina gentil y cercana al pueblo, algo que a la fría Cersei no le sienta bien. Y Joffrey supone uno de los mejores cambios con respecto al libro: al tener mayor edad implica que tiene que ser más activo, no un niño mimado que hace poco más allá de cumplir, y por ahora están manejando muy bien al personaje. Joff es despreciable como en la novela, y el actor Jack Gleeson es la gran sorpresa de la serie, pues empezó siendo poca cosa y ha crecido un montón.

Meñique presenta a Sansa sus primeras intenciones de sacarla de Desembarco del Rey. Como la escena es corta, se extiende muy bien con el juego de los barcos, donde se remarca la forma de ser de Sansa: prefiere soñar a vivir la dura realidad. La pega es de nuevo Shae. Su personalidad directa y sincera sin disimulo alguno sigue sin encajar en una prostituta cuyo trabajo es mentir y camelarse a sus clientes. Además, verla junto a Ros provoca escalofríos: a ver qué se van a montar con estos dos personajes inventados/reinventados que tan mal han desarrollado hasta ahora.

La parte de Robb no veo qué pinta aquí. Su aparición es tan breve que podían haberla dejado para el siguiente episodio, porque así suelta no causa impresión alguna. El retorno de Davos está muy bien narrado, incluyendo lo justo de su naufragio y una interesante conversación con Salladhor Saan, inventada pero evidentemente necesaria, porque expone la situación en Rocadragón. Su posterior discusión con Stannis y Melisandre es intensa y trágica: se sufre por Davos tanto como en libro. Y aún le queda bastante tormento.

La sección de Dany tiene dos partes, y aunque la transición entre ellas es un poco brusca (de repente aparece negociando sobre los Inmaculados) ambas son muy buenas. La aparición de Missandei ha causado impresión (vaya mujer espectacular se han buscado, y vaya trajecito le han puesto) y casi empequeñece al miserable de Kraznys y sus insultos en alto valyrio. Lo que no sé es si Dany parece entenderle y trata de aguantar como bien puede o me lo imagino yo porque lo sé de los libros: ese momento no queda muy claro.

Terminamos con mi escena favorita del capítulo: la aparición de Ser Barristan Selmy. He leído bastantes comentarios de espectadores lectores que se quejan de que de golpe se sepa que es él, no como en el libro, donde se mantiene el misterio un tiempo, y que por eso la escena es una mierda. Pues no, vaya memez. Primero, no veo qué secreto puede haber si le vemos la cara y sabemos quién es rápidamente, y segundo, este misterio no es algo que resulte esencial (como tampoco lo es su escudero Belwas, que ha sido eliminado). La presentación es estupenda: intrigante y emocionante como esperaba, y no cambia lo más mínimo el dibujo y evolución de los personajes implicados. ¿Para qué exigir nimiedades y qué sentido tiene tirar por tierra su calidad porque no cumple tus absurdos sueños?

No hemos visto a Jaime y Brienne, ni a Bran, y a saber qué será de Theon y demás Greyjoy. En esta temporada es de esperar que las tramas estén más separadas, porque hay mucho que contar y no cabe todo. No en vano Benioff y Weiss dividieron la temporada en dos pensando que no podían abarcar todo Tormenta de espadas en una y afirmaron que los capítulos serán más un poquito más largos (más de 55 minutos casi todos).

En cuanto a la puesta en escena, mantiene el tono habitual, como es de esperar, y también como es previsible se nota que con un nuevo año llega un nuevo chute de dinero. Los nuevos trajes de los miembros de la corte lucen de maravilla: Margaery, Sansa, Joffrey y Cersei muestran el lujo esperado, algo que se echó un poco de menos en la primera temporada. Además tenemos unas cuantas y buenas escenas de exteriores de castillos y ciudades: la Fortaleza Roja casi sale más que en las dos temporadas anteriores juntas, vemos por fin Rocadragón (aunque le falta el estilo adornado con dragones de piedra) y Astapor es impresionante… aunque han pasado olímpicamente de las grandes pirámides. Mención especial también para la banda sonora de Ramin Djawadi, bastante sutil y acertada a la hora de remarcar unas pocas escenas aquí y allá: el tema de Melisandre pone los pelos de punta, y la música funesta acompañando todo el rato a Davos ensalza su tétrico destino.

<- 210| Valar Morghulis 302 – Alas negras, palabras negras ->
Guía de episodios