BREAKING BAD – TEMPORADA 4.


AMC | 2011
Productor ejecutivo: Vince Gilligan.
Intérpretes: Bryan Cranston, Anna Gunn, Aaron Paul, Dean Norris, Betsy Brandt, RJ Mitte, Bob Odenkirk, Steven Michael Quezada, Giancarlo Esposito, Jonathan Banks.
Valoración:

Alerta spoilers: no leer si no se ha visto la temporada al completo.–

Breaking Bad siempre ha sido amiga de los excesos, de jugar al ir más allá de lo esperado y aferrarse a las consecuencias de ello (es decir, no se monta giros absurdos para volver al statu quo). En consecuencia, es una serie arriesgada e impactante como pocas. Pero también ha sido notablemente irregular, con tramos de relleno no del todo eficaces, con subtramas de interés inferior a los asuntos de Walter y Jesse (por ejemplo, las historias de las esposas siempre han estado varios peldaños por debajo). Pero este cuarto año el equilibrio es mucho mayor. No perfecto, pero casi. Los guionistas han centrado y exprimido mucho más la narración, y lo han hecho precisamente en una temporada que lo necesitaba mucho, donde cualquier desliz podría dejar en evidencia los trucos del guión y la puesta en escena: la historia central es simple, y debe dar sensación de avance o sabrá a trampa o a desaprovechada. Básicamente había que montarse trece episodios de Walter vs. Gus, algo que en apariencia no podría estirarse demasiado.

Salvo un primer episodio al que le cuesta entrar en materia, la sesión al completo es pura adrenalina, tensión palpable en cada capítulo, en prácticamente cada escena. Afinando, se podría decir que es indudable que han alargado muchas secuencias para no acabar con capítulos demasiado cortos, pero siendo justos, ¿cuántos autores son capaces de meter en cada episodio tres o cuatro escenas de gente esperando sentada, time-lapses de adorno (las fiestas de Jesse), aspectos cotidianos de la vida diaria de los personajes, etc. que no saben a engaño, que funcionan como elemento intrigante, como dispensador de inquietud y desasosiego? Incluso partes enormes dedicadas a matizar algún aspecto concreto de los protagonistas, como el viaje a Méjico en el pasado y luego en el presente, importante para conocer a Gus, resulta una sección claramente resumible… pero entonces quizá perdería esa atmósfera de acojone constante. Sí, está claro que hay trucos… pero tan buenos que me dejo engañar con gusto.

Decía que las tramas secundarias han ganado. Lo han hecho en intensidad (la parte de Hank tiene mucho más interés, resulta más atractiva y dramática… y a la larga incluso da pena el hombre, con su obsesión), en consistencia (Skyler está plenamente sumergida en la trama de Walt, con el asunto del lavado de dinero) y en habilidad (qué bien hilado está el asunto del ex empleador de Skyler, y cuánto efecto causa en el tramo final del año). En la línea principal, la sombra de Gus sobre la vida de Jesse y Walter provoca constantes enfrentamientos entre ellos, y pasan toda la temporada sumidos en el caos y el terror. Momentos extremos de gran interés y emoción llegan cuando Gus se empeña en confiar en Jesse, es decir, en apartarlo de Walter, y sobre todo cuando Walt pone en marcha su plan final para traerlo de nuevo a su lado y unir fuerzas contra Gus. ¡Y vaya plan! Te hueles algo, pero no sabes qué; si es algo ideado por uno o por otro, si es casual… pero cuando lo descubres todo encaja a la perfección: con un solo plano (las flores…) todo lo visto en varios episodios (incluida la extraña escena de Walter dando vueltas a la pistola y mirando a no sabíamos qué…) adquiere sentido de forma magistral.

El villano merece una mención aparte. Hasta ahora no tenía una presencia tan importante. Era el inteligente y peligroso director de su propia distribución de drogas, un tipo silencioso, inquietante, frío y calculador… Pero aquí conocemos más a fondo su pasado, sus intenciones… y sobre todo sus capacidades. Se convierte en un auténtico dios del crimen, con escenas impactantes, perturbadoras, como el momento en que se queda de pie vacilando al francotirador o su Plan, así, con mayúsculas, con el que elimina a todo un cártel de golpe, plan que incluye tanto la venganza como el asegurarse su mercado. Además, el actor Giancarlo Esposito tiene obviamente más tiempo en pantalla, y no lo desaprovecha: otro papelón enorme que nos deja la serie.

La esperada muerte de semejante monstruo era el objetivo de la temporada, y como tal debía ser un gran momento. Ha estado francamente bien, pero tengo alguna queja: el golpe final no me convence. Primero, la bomba se ve pegada a la silla, joder, con mirar hacia abajo tendrían que haberla visto; ahí la credibilidad se va al traste. Y segundo, en una de las idas de olla habituales de la serie nos sacan un último plano de Gus tras la explosión, uno que no venía a cuento y que por exagerado y fantasioso queda ridículo: medio cuerpo destrozado, media calavera expuesta… Vamos, lo imposible. Y encima se ajusta la corbata. No, Gus no merecía un chiste en su muerte. Como ocurrió con el avión explotando en la segunda temporada, a veces el ir más allá se lleva demasiado lejos.

Breaking Bad tiene buenos guiones (inventivos, arriesgados, perfectamente estructurados…) y excelentes personajes encarnados por actores inmensos (no hace falta volver a repetir que están todos fantásticos y que Aaron Paul y sobre todo Bryan Cranston nos deleitan con algunas de las mejores interpretaciones de los últimos años), pero no me cabe duda de que sin la puesta en escena que posee seguramente no sería lo mismo. Más que en ninguna serie, el estilo otorgado desde la realización es crucial para su funcionamiento y calidad. El pulso siempre excelente de la dirección, que ofrece capítulos con un ritmo exquisito, la fotografía virtuosa, los juegos visuales asombrosos y cruciales (time-lapses, encuadres variados, montajes atípicos), la música que realza cada escena (algunas de forma magistral, como el clímax con Walter buscando desesperadamente su dinero para escapar… y encuentra que no está)… Todo en conjunto ofrece un aspecto visual soberbio. Sin duda Breaking Bad es una de las series mejor rodadas en la actualidad.

No es que parezca difícil mantener durante trece episodios tal nivel de expectación, es que se presupone que es imposible. Pero lo han conseguido, lo han conseguido. La próxima temporada será la última, y seguramente traiga otras tramas esperadísimas, como Walter y Jesse enfrentados definitivamente y sobre todo Hank descubriendo quién es Heisenberg. La espera será eterna.

Ver también:
Temporada 3.
Temporada 2.
Temporada 1.

Una respuesta a “BREAKING BAD – TEMPORADA 4.

  1. Ladsialdo

    Pues a mi no me ha gustado…me ha parecido una gilipollez que empieza bien, pero los personajes son insoportables y muy tontos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s