JUEGO DE TRONOS – 106 – UNA CORONA DE ORO.

106 – A Golden Crown
Escritores: Jane Espenson, David Benioff, D. B. Weiss.
Director: Daniel Minahan.
Valoración:

Sinopsis:
Robert no quiere dejar escapar a Ned, el único amigo en quien confía, y le obliga a aceptar de nuevo el cargo de Mano del Rey y a olvidar la disputa con Jaime. Mientras el rey está de caza, Ned, curándose de sus heridas, debe sentarse en el trono y dirigir el reino por él. Aprovecha para poner en busca y captura a La Montaña por atacar al pueblo llano y cita a Tywin Lannister para que responda por su banderizo. También descubre el secreto que probablemente acabó con Jon Arryn muerto y el intento de asesinar a Bran: los hijos de Cersei son fruto de su incesto con Jaime, no hijos del rey Robert.

En Invernalia Bran prueba su nueva silla para montar cuando es atacado por salvajes. Robb y Theon matan a todos menos a una mujer que toman como rehén.

Tyrion enfrenta el juicio en Nido de Águila, donde Cat y su hermana Lysa le acusan de asesinar a Jon Arryn e intentarlo con Bran. El enano se la juega en un juicio por combate, donde nadie quiere luchar como su campeón hasta que sorprendentemente el mercenario Bronn lo hace… y vence al campeón de Lysa, un caballero bien entrenado y con armadura. Tyrion es libre.

Daenerys demuestra ser una digna Kahleesi al pasar los rituales en Vaes Dothrak. Pero Vyseris ve que sus posibilidades de reconquistar Poniente se le escapan y termina perdiendo los nervios y emborrachándose, hasta que Drogo responde a sus amenazas y acaba con su vida.

Frases:
-Tyrion: Cuando tenía doce años ordeñé mi anguila en una olla de guiso de tortuga. Azoté a la serpiente de un ojo. Hice llorar al hombre calvo en el estofado de tortuga, que creo que mi hermana comió. Al menos espero que lo hiciera.

-Sansa: Se supone que me iba a casar con el príncipe Joffrey. Lo amo y estoy destinada a ser su reina y a tener sus hijos.
-Arya: Por los siete infiernos.

Comentario:
La tensión está al máximo y Robert no hace nada para arreglar la situación. Relega en Ned y trata de hacer que los problemas desaparezcan ignorándolos, fingiendo que no están. Ned no desaprovecha la situación y trata de servir justicia desde el trono, calentando aún más la situación; no es un hombre que deje cosas a medias, y menos si se trata de honor y leyes.

Viserys está más desquiciado que nunca, viendo que su sueño se escapa con su hermana. Su final se lo estaba buscando (me sorprendería si alguien no lo viese venir desde hace algunos capítulos), y es bastante espectacular, más por la escena completa que por la corona de oro, un recurso quizá demasiado exagerado. Y ahora que se va conviene decir que el actor, Harry Lloyd, ha estado magnífico en el papel. En cada plano parece loco, ansioso, impaciente y egoísta incluso en los momentos en que el personaje se contiene o parece relajado.

No menos inspirada está de nuevo Maisie Williams, quien sin duda es el gran hallazgo de la serie. Que una muchacha tan joven muestre con tanto realismo el dolor por la pérdida y el miedo por la situación que vive su padre sería imposible de creer sino fuera porque la tenemos ante nuestros ojos en la escena con Syrio, actuando con una fuerza impresionante.

Decía en el anterior episodio que no tenía mucho sentido la escena de Robert y Cersei cerca del final, donde parecía que hacían como un pacto mutuo de respeto. En este se ve que él no la traga, y le suelta una hostia de cuidado, y en el próximo ella afirma que desde la noche de bodas tampoco le soporta. ¿Entonces mintió al decir que estuvo enamorada un tiempo? No hay señales de ello. El momento simplemente valía para mantener a los personajes en pantalla, y no cuidaron del todo los diálogos.

El tramo más emocionante del capítulo es el juicio por combate. El monólogo de Tyrion confesando sus crímenes va más allá de libro hasta confeccionar una escena divertidísima, y el combate de nuevo refleja la dedicación que ponen los realizadores en hacerlo lo mejor posible. La planificación de la escena es digna de elogio, desde la coreografía (cada finta tiene sentido, y cada contrincante utiliza una estrategia) al sentido narrativo (tensión, espectáculo y finalmente algo de humor, con los gestos y vaciles de Bronn y Tyrion). La única pega que tengo es que la Puerta de la Luna me parece demasiado irreal, porque la tecnología es impropia para la época (aunque sea fantasía) y porque eso de que la montaña esté hueca también resulta poco creíble. Por el contrario, las Celdas de la Luna son espectaculares, y el director las aprovecha muy bien con algunos planos magníficos.

Muy sabia y necesaria es la escena en que Sansa y Joffrey se acercan. No entiendo muy bien por qué en la serie los han mantenido distanciados, con ella medio enfadada y temerosa. Así que se hace necesario que se enamore de una vez por todas, porque sino cosas por venir no se podrían entender. Igualmente en el libro ella está siempre soñando con su príncipe y se mantiene en su propio mundo de fantasía de reyes y reinas de cuento, y aquí eso no se ve hasta otra escena posterior, donde saca a relucir sus fantasías ante su padre, diciendo que no quiere abandonar este maravilloso mundo (Desembarco del rey), cosa también crucial en pocos episodios. Es un momento divertidísimo y con Maisie luciéndose de nuevo, demostrando que es mucho mejor actriz que Sophie Turner, que cumple bien pero no destaca.

La cacería de Robert me parece bastante pobretona, pues va acompañado únicamente de su hermano, su sirviente y un guardia real. ¿Nadie más de la corte se apunta a un evento tan festejado en este tipo de sociedad? ¿Van a pie? ¿Y con tan poca guardia, no temen algún asalto de bandidos? Pero la verdad es que es un detalle menor. El resto del episodio se mantiene como ya es habitual en un gran nivel, mostrando con cuidado cada parte y escena, aunque alguna termina estirándose más de la cuenta (la prueba de Dany con el corazón, aparte de parecer un videoclip de Shakira, se me hace larga).

En este capítulo tampoco sale el Muro. Se echa de menos a Jon y Sam, pero como en las novelas, a veces hay partes que se centran más en una zona y en unos eventos concretos que requieren más atención.

2 Respuestas a “JUEGO DE TRONOS – 106 – UNA CORONA DE ORO.

  1. Me encantan tus análisis Warren. Me quedo con dos puntos. El primero es la escena de Arya y Syrio. Sensacional, no hace falta ni que hablen. La escena posee fuerza y pasión. Hacia falta una actriz con carácter para interpretar a Arya y encontrar eso en una niña me parecía casi imposible. Será tremendo verla en Harrenhal. El segundo es que es verdad que la actriz que hace de Sansa es inferior, pero a veces tengo la sensación que a la Sansa de la tele la han lobomotizado. Hay gente que odia el personaje por ser infantil, ñoño o pija. Cuestión de opiniones. Pero me da la sensación que los guionistas deben pensar que es idiota y hasta ahora han dibujado a un personaje bastante estúpido y eso me parece un error.

  2. Es cierto que Sansa en el libro es mucho más niñita malcriada y princesita con pájaros en la cabeza, pero yo no veo yo que en la serie la hayan puesto como tontita perdida. Si acaso se hace más difícil ver que es una mimada inmadura porque le han subido la edad al personaje, la actriz parece una adolescente ya en edad de fornicar y el personaje sale menos y no tenemos acceso directo a sus pensamientos como en el libro. El propio Martin dijo que iba a ser un personaje menos odioso.

    Y sobre odios, yo no la tragaba en una primera lectura, pero luego supe apreciarla porque es otro personaje rematadamente bueno. Además su evolución es magnífica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s