BREAKING BAD – TEMPORADA 1.

AMC | 2008
Productores ejecutivos: Vince Gilligan, Mark Johnson.
Intérpretes: Bryan Cranston, Anna Gunn, Aaron Paul, Dean Norris, Betsy Brandt, RJ Mitte.
Valoración:

Walter White es un genio frustrado de la química. Su gran mente se ve limitada por la apagada trayectoria de su vida, que lo alejó del éxito para llevarlo a las repetitivas labores de docencia en un instituto de Albuquerque. Su aburrimiento diario da un giro inesperado y brutal cuando le es diagnosticado un cáncer de pulmón que amenaza no solo con llevarse su vida en pocos meses, sino también con hundir a su familia en infinitas deudas médicas. El señor White decide entonces garantizar un sustento a su familia para cuando no esté con ellos, y la salida con la que prácticamente se encuentra sin esperarlo es muy poco ortodoxa: dirige sus conocimientos de química hacia la manufactura de metanfetaminas, una droga cada vez más popular en la zona. Entra así en el peligroso mundo del narcotráfico, y sus primeros pasos no son nada fáciles, pues se enfrenta a conflictos y dilemas que le llevan a plantearse el asesinato a sangre fría.

Su primera temporada es brevísima por el golpe de la huelga. Tiene solo siete episodios, pero basta ver el primero para admirar muchísimas de sus cualidades y probablemente acabar enganchado irremediablemente a la serie. Pasó bastante desapercibida en su estreno, pero poco a poco se ha ido ganando la admiración de un público que actualmente con la tercera temporada se ha entusiasmado incluso más de lo que merece.

Breaking Bad no hace concesiones ni argumentales ni visuales. Se mete de lleno en el mundo de la droga sin escatimar en descripciones, por duras que sean estas. Hay drogadictos, muertes, cárteles sanguinarios, policías que acaban perturbados y desquiciados por los acontecimientos y daños colaterales terribles (amantes, familia, niños destrozados e incluso muertos). Se juega hábilmente con los límites y cambios de la moral en la sociedad (¿por qué el alcohol es ilegal y otras drogas no?) pero sin intentar justificar las horribles acciones de Walter, sino dejando que el espectador entre en el juego con sus propias ideas. Detaca también un tono de humor irónico con respecto a la violencia que me recuerda a Los Soprano, pero con mucha más sangre.

La realización es magnífica, brillante por momentos. La música tan bien utilizada, la hermosa fotografía (excelente aprovechamiento del colorido de los paisajes desérticos de Nuevo Méjico), la sutil cámara en mano que consigue un correcto toque de realismo y las sólidas labores de sus directores ofrecen un aspecto visual arrebatador. Parece que estamos ante una producción de la HBO, pero no, es de AMC, una cadena pequeña pero ambiciosa (Mad Men, El prisionero). Solo una queja tengo, y es que los prólogos suelen parecerme innecesarios, por no aportar nada, por ser tramposos o limitarse vaciles exagerados de enredos visuales.

En cuanto al elenco, estamos ante una figura muy a tener en cuenta: Bryan Cranston, antes conocido por ser el padre de Malcom en aquella genial comedia para todos los públicos (Malcom in the Middle). Su conversión en el personaje de Walter White, patente desde el primer episodio, es de esas dignas de alabar sin miramientos, de recordar como algo antológico en el mundo de la interpretación. Pocos, muy pocos papeles he visto tan perfectos, tan completos, complejos y sublimes. No se quedan atrás las otras dos figuras principales de este pequeño reparto: una hermosa Anna Gunn como su mujer y un excelente Aaron Paul como el joven yonki asociado de White. Y en un plano más secundario tenemos al correcto RJ Mitte como el hijo discapacitado de la familia, a un muy acertado Dean Norris como el cuñado de la DEA y a su insoportable mujer, una Betsy Brandt un tanto sosa.

Breaking Bad es sumamente atrevida, directa y a la vez sutil y está magníficamente confeccionada e interpretada. Habrá quienes la encuentren desagradable tan solo viendo a su egocéntrico y descarriado protagonista, probablemente el personaje más sucio y bestia que he visto en televisión. Incluso hoy día, donde los personajes cabrones tienen un hueco y bastante éxito, el Señor White sobresale de forma notoria.

2 Respuestas a “BREAKING BAD – TEMPORADA 1.

  1. Esta serie me encanto, me vi toda la primera temporada en una tarde y se la recomiendo a todo el mundo

  2. No hace mucha falta recomendarla, por lo que veo por la blogosfera ha pegado bastante fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s