DOCTOR WHO – EL CAMBIO SATISFACE PLENAMENTE.

Como bien sabrán los aficionados a Doctor Who, este invierno no ha habido lo que se dice una temporada regular (debido sobre todo a la falta de tiempo para hacer una sesión estándar), sino una serie de episodios especiales que se encargaron de poner fin a la etapa de David Tennant y Russell T. Davies. Ahora ha llegado el inicio de la nueva era, la protagonizada por el joven Matt Smith bajo la tutela de Steven Moffat. Y este comienzo no ha defraudado ni se ha distanciado de las líneas habituales de la serie lo más mínimo. Es Doctor Who al 100%: acción, diversión, humor, grandes personajes, excelentes dilemas y escenas tanto espectaculares como deliciosamente divertidas y dulces.

El chico nuevo tiene su estilo, pero supongo que tardaré en acostumbrarme un tiempo, porque llevo tres episodios y sigue pareciéndome un bicho raro y demasiado jovenzuelo para lo que estaba acostumbrado; además, Tennant estuvo sublime y ha dejado el listón demasiado alto, dificultando tanto el hallar un actor de semejante nivel como la conexión del espectador con el personaje tras el cambio. Sin embargo la chica (Karen Gillan) en un solo episodio me ha convencido plenamente, por su increíble interpretación, por la gracia y naturalidad del personaje… y porque es una de las mujeres más bellas que he visto. Se ha cambiado también el diseño interior del TARDIS, que mantiene el estilo y solo cambia un poco las líneas, el logo que forma el nombre de la serie y los créditos y su tema musical, todo ello buscano un toque retro (que también se nota en el traje del Doctor).

La aventura inicial (The Eleventh Hour, en referencia a que es el Doctor número once) es como de costumbre emotiva y divertida, llena de vida y emociones: igual que la jovencísima nueva acompañante nos sumergimos en un mundo de nuevas sensaciones, de asombro constante, y nos embargamos con la emoción de la aventura que nos saca de la rutina de la vida. Es un episodio de los grandes, de los mejores que ha dado la serie, siendo pues un relanzamiento que ha sabido a gloria. El siguiente (The Beast Below) tarda un poco en arrancar, pero porque se debe situar bien la trama en su espacio y lugar histórico correspondiente. Una vez arranca se presenta como apasionante, teniendo de nuevo grandes momentos donde las decisiones que se tomen tendrán repercusiones importantísimas. Genial la intervención de Amy en el último momento. El tercero (Victory to the Daleks) sin embargo flojea un poco. La historia es muy clásica y resulta esquemática, previsible. Pero el problema principal es la dirección, mediocre e incapaz de sacarle todo el partido a una trama sencilla pero bastante digna. El resultado, aunque poco llamativo, es también un entretenimiento más que aceptable.

Así pues, esto sigue siendo Doctor Who en el contenido y en la forma. Si alguien esperaba un salto cualitativo notable, éste no se ha dado todavía, aunque aún queda por ver si en conjunto las temporadas con Moffat mantienen un equilibrio mayor entre los episodios de alta calidad y trascendencia y el resto. Por ahora lo único que puedo decir es que el relevo era necesario para solventar el desgaste en las historias, que éste se ha realizado muy bien y que estoy deseoso de ver un episodio tras otro.

3 Respuestas a “DOCTOR WHO – EL CAMBIO SATISFACE PLENAMENTE.

  1. Ya no me quedan excusas para acabar el especial de navidad de una vez y ponerme con la nueva era, que entre todos me estáis haciendo entrar ganas!

  2. A mí la verdad es que esta temporada me está gustando. El primer episodio me gustó mucho y me pareció una transición más que decente, y el segundo también me pareció muy buen capítulo.

    El tercero me pareció malo hasta decir basta. Trama simplona y más vista que el tebeo, aparte de que, aunque me molen los daleks (bueno, los nuevos no. Pero es que eso no son daleks, son power rangers), a veces casi preferiría que salieran un poco menos. Que sí, que ya sabemos que son los villanos recurrentes, y que molan, y lo que sea, pero acaban saturando.

    El de esta semana ya me ha gustado más, eso sí.

    Sobre Amy estoy totalmente de acuerdo. Me gusta mucho el personaje prácticamente desde el principio y Karen Gillan me tiene enamorada. Y en cuanto a Matt Smith, pues sigo igual que al principio: no es que no me guste, es que no es Tennant. A mí me costó hacerme a Tennant después de Eccleston (es que el noveno también me gustaba mucho), así que pensé que si le daba unos capítulos lo mismo me ganaba igual que me ganó Tennant. Pero supongo que no es fácil, porque el listón se quedó muy alto. De todos modos, ya digo que no tengo nada en contra del personaje. Yo lo veo lo suficientemente distinto a los dos anteriores como para que ese “no es…” no le afecte demasiado.

    Con lo que sí que no puedo es con el logo y con los créditos.

  3. Por ahora la temporada no tiene bajones muy grandes, y hasta los dos últimos, más flojillos, me han parecido más que decentes. Pero ojo, todavía quedan bastantes episodios.
    El logo y los créditos no me disgustan. Tampoco es que antes la presentación me gustase mucho xD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s