EL FANATISMO Y EL PATETISMO DE LA CENSURA.

Con la aparición de Internet hemos tenido una suerte inmensa al poder usar sus foros y blogs como fuentes de información y opinión, como lugares donde discutir y aprender. Gracias a estos medios, los amantes del cine y de la televisión (entre otras muchas aficiones, pero son estas las relacionadas con este escrito) hemos proliferado como setas tras las lluvias. Pero como en todo, hay un lado malo. Y es que la democracia da voz y voto hasta a los más imbéciles…

Conozco blogs (de opinión, los de ciencia e historia son de otra categoría) que son muy populares, con decenas de comentarios por cada entrada, pero cuyo contenido es endeble, por decirlo suavemente, y conozco blogs que apenas tienen comentarios y cuyos artículos son magníficos. Eso es normal. Lo que no es normal es que en algunos que tienen un número de visitantes aceptable, a estos los traten como el culo porque sus autores se creen superiores y creen que tienen la fórmula definitiva de la objetividad. Supongo que al ser la edad media del bloguero baja (la mayoría adolescentes) predomina el fanatismo y escasea el sentido crítico, la coherencia y la visión temporal (sólo existe la serie de moda del momento, y ésta es la más mejor del mundo mundial).

En estos sitios si discrepas te consideran un trol que viene a reventar su paranoico idilio o sencillamente “confirman” que tu opinión es equivocada al ser distinta a la suya. Así, alguien como yo, que formo mi propia opinión y la defiendo, que no me pliego al policorrectismo de lo que dice la mayoría, he tenido bastantes choques, porque una cosa es entrar en una discusión, comentar distintos puntos de vista, y otra lo que pretenden por estos lares. Da la sensación de que el que te lea gente produce una especie de síndrome del tirano adolescente, donde todo lo que dices es ley y quien discrepe es una molestia que debe ser atacada o eliminada (y lo peor de todo es que lo hacen sin disimulo). Que me critiquen malamente y con ataques poco velados por expresar una opinión distinta (ojo: una opinión educada y razonada, que si yo hubiera ido en plan trol tendría sentido) es vergonzoso, pero dar el infame paso de ponerse a borrar comentarios discrepantes es ya el colmo y sin duda merece esta entrada, porque dejar de escribir sin más me parecía una huida demasiado silenciosa y ponerme a trolear en esas páginas sólo les daría razones para afianzarse en su posición tiránico-absurda. No se puede escribir para un público amplio y ser tan obtuso e irrealista. A los que siguen esta fórmula, lo tienen fácil si no quieren ver “atentados” contra su ego: cerrar los comentarios. Pero parece que no pueden vivir sin su dosis de lameculismo infantil, porque esa es otra, la peña suele adorarse mutuamente sin aportar nada tangible aparte de babas. Por cierto, como anexo indicar que los blogs suelen tener una maldición: gran parte de los comentarios son irrelevantes, es en los foros donde hay discusiones más completas y complejas.

Así pues, recientemente he tomado la determinación de dejar de escribir en algunos foros y blogs que antes tenía en alta estima (porque tenían artículos interesantes, porque tenían buena información, por participar en comunidades relacionadas con mis gustos, etc.), pues han ido decayendo hacia la morralla inerte en contenidos (otra obsesión que ataca a muchos blogueros: el escribir por escribir sólo para estar ahí ha hecho perder muchísima calidad a algunos que antes me gustaban bastante), hacia la censura en los comentarios (una auténtica epidemia en un blog bastante conocido, algo alucinante, pero también lo he sufrido en sitios personales) o ambas cosas a la vez.

Sin embargo, me lo he pensado bastante y no voy a citar los casos concretos en que me ha ocurrido esto (que son varios), más que nada porque está feo señalar y porque seguramente si me leyeran solo serviría para calentar el asunto y no para que se dieran cuenta de sus penosas actuaciones. Sí, me ha jodido mucho tanto ser censurado como tener que dejar de participar en lugares donde era habitual mi presencia y donde hace un tiempo disfrutaba bastante, pero es su casa, y si quieren comer y escupir mierda es su problema así como el problema de quienes a pesar de todo siguen participando, porque en algunos de estos sitios he visto montones de quejas, y como es habitual no sirven para nada, así que allá ellos también.

Solo voy a citar un caso, porque es más general y define muy bien el problema, y porque no apunto con mi queja a nadie en concreto sino a la masa fanática en general. Hablo de TV.com, que antaño era mi web referente en el mundo de series: noticias, guías de episodios con críticas de la gente, etc. Era una web seria y completa, pero un día decidieron venderse completamente a la llamada web 2.0, donde son los usuarios quienes mantienen la página con sus aportes. Y claro, se llenó de chiquillería inmadura y rápidamente su nivel decayó. Las guías de episodios, donde antes las puntuaciones y comentarios de capítulos eran coherentes, ahora son un despiporre donde los niñatos votan lo que está de moda con todo dieces y el resto lo tratan de hundir a base de ceros (así House tiene todos los capítulos con un 9.8 de media) y donde cada vez hay menos contenido de calidad. Donde antes había una web de referencia fiable ahora hay una masa de flipados inmaduros adorando tontadas.

Postdata: no sabía en cuál de los dos blogs ponerlo, me decanto por el de series porque menciono más este ramo.

5 Respuestas a “EL FANATISMO Y EL PATETISMO DE LA CENSURA.

  1. Uy, me suena a mí que yo vi una de esas de que te borraron algún comentario, que además tampoco le vi yo mayores problemas (a tu comentario, no a que lo borraran). Me quedé un poco a cuadros, pero bueno, supongo que cada cual es muy libre de hacer lo que le venga en gana con su blog. Otra cosa es que luego pretendan que la gente se siga pasando y estando pendiente de lo que escriben, que igualmente es cosa suya, allá ellos. Yo, si hubiera sido otro blog, a raíz de eso habría dejado de pasarme (no lo dejo porque es una de las pocas personas que comentan Idol, y si no soy la loca que comenta Idol consigo misma, que ya, ya sé que tiene delito, pero soy extremadamente simple y sigo American Idol), porque supongo que darse la razón, puede dársela él solito…

    De todos modos, a mí lo que me pasa es que me hace mucha gracia. O a lo mejor es que en la vida he tenido tantos comentarios como para creerme una especie de Dios con patas. Pero es que lo de borrar comentarios así porque sí me parece una tontería digna de fangirls gritonas.

    PD: Por cierto, soy Kera de Asshai ;).

  2. Pues gracias por escribir y por darme algo de apoyo, Kera :)

  3. Hola. Pareces una persona con criterio… ¿Que blogs me recomiendas para series y cine? (mejorando lo presente, claro).

  4. Soy un poco capullin… me acabo de dar cuenta que los tienes en el lateral…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s