LAS SERIES QUE NOS TRAEN A ESPAÑA ESTÁN DEFORMADAS.

Cada vez somos más los aficionados a las series de televisión que nos decantamos por Internet para ver nuestras producciones favoritas. Cada vez somos más los espectadores desencantados con la Televisión, pública o privada, en gran medida por la poca calidad de la programación que ofrecen pero sobre todo porque Internet nos brinda la oportunidad de ver las series extranjeras (prácticamente las únicas que merecen la pena) con calidad y celeridad. Porque no es lo mismo esperar indefinidamente para ver una producción que con toda seguridad será deformada de muchas maneras distintas que verla al día siguiente de su emisión original con una calidad que probablemente no tenga en España quizá incluso en su edición en DVD. ¿O es que todavía hay quien piensa que en España vemos las series tal y como son concebidas? No, estas soportan una serie de cambios que la alejan de la obra original y, aunque el espectador fugaz o vago no se dé cuenta, el especializado y exigente lo tiene mucho en cuenta. Enumero los problemas más habituales a los que nos enfrentamos los aficionados en las series que las cadenas nos traen a España:

– El más grave a simple vista, la fotografía cruelmente mutilada. Hasta hace unos años las series se rodaban teniendo en cuenta que las emisiones en algunas cadenas inmunes a la modernización y al respeto por el producto y el espectador recortaban la fotografía alrededor de un 30-40% (de panorámico a cuadrado), con lo que, aunque se perdía muchísima imagen y la labor de los realizadores quedaba bastante truncada, gracias a que se tenía cuidado de que los actores no se salieran de la zona que quedaría al mutilar (no hay otra palabra que lo defina mejor) se podía seguir viendo el producto. Pero hoy día en pocas series se gasta esfuerzo y creatividad de esta manera y ahora se aprovechan al máximo las posibilidades del formato panorámico, así que el recorte, si se hace, resulta fatídico: cabezas cortadas, personajes que hablan fuera de encuadre, fotografía extraña con objetos y personajes mal ubicados… Un destroce que hace parecer a la serie de poca calidad. Un buen ejemplo es el de Perdidos, una obra de gran calidad y rodada casi como una película de gran presupuesto pero que en TVE pierde muchísimos enteros porque el recorte desvirtúa considerablemente el gran trabajo de sus realizadores.

– Los guiones de los episodios en la televisión estadounidense en abierto (las cadenas privadas son caso a parte) siguen un esquema de presentación, nudo y desenlace. Así pues, se construye la narración a modo de pequeños actos que desglosan la historia poco a poco y finalizando cada acto con un clímax y un fundido en negro más largo que el resto de cambios entre escenas. Ahí es donde se debe ubicar la pausa publicitaria, de forma que no interrumpe la trama y llega cuando más se desea seguir viendo cómo se desarrolla el resto del capítulo. Las cadenas españolas se pasan completamente por el forro la continuidad narrativa y ubican las pausas donde les salen de las narices. Es más, tienen la manía de colocarlas en los peores momentos posibles (justo tras los créditos, a cinco minutos del final o en medio de un diálogo) y con duraciones o demasiado cortas o demasiado largas. Rompen toda la conexión con el espectador con sus molestas e insultantes estrategias dirigidas supuestamente a ganar audiencia.

– Hablando de publicidad, es cada vez más común, incluso en Estados Unidos, incluir cuñas animadas en mitad de la pantalla en medio de otros programas. Como en muchas malas artes, Antena 3 se lleva el premio a la cadena más negligente al llevar esta práctica al extremo: minimiza la pantalla de la emisión y la rodea de un recuadro enorme y hortera de lo que estén anunciando. ¿De verdad esto es legal?

– Casi nunca se respetan los créditos, ni los iniciales ni los finales, empalmando capítulos de forma rastrera para engañar al televidente, quitando las presentaciones para… ¿para qué?… Y no quiero incidir demasiado en las ocasiones en que se les va la mano y te quitan todo el prólogo (que dura normalmente unos cuatro minutos, pero a veces llega hasta diez), porque me enciendo y no podría parar.

– Nuestra cultura favorece y sostiene el doblaje, tanto que una grandísima parte de la población aborrece la sola idea de ver algo en otro idioma y con subtítulos (sobre todo teniendo en cuenta lo que gusta leer). Vamos, que la V.O.S. está mal vista porque nos educan para pensar así, cuando debería ser completamente al revés. Con el doblaje se pierde la interpretación real del actor, se pierden los acentos, los matices e inflexiones de la voz… Si tenemos además en cuenta que la calidad del doblaje ha caído en picado los últimos, nos encontramos con casos sangrantes donde ver la serie en castellano es como ver algo distinto y de mucha menor calidad, donde los actores parecen malos y los diálogos de risa. Perdidos, Veronica Mars o Battlestar Galactica son algunas de las que más sufren un mal doblaje, mientras que los de calidad se ven cada vez menos: Rome, Los Soprano

– Este doblaje se sustenta sobre una traducción y una adaptación. La labor es complicada y laboriosa, y se pueden perdonar por tanto deslices en partes de alta dificultad o imposibles de trasladar a nuestro idioma, pero es otro apartado que no se libra de chapuzas en muchas ocasiones, y en concreto el género de la Ciencia-ficción sale muy mal parado al tener mucha terminología poco común o inventada. A las traducciones chapuceras que denotan una clara dejadez en su labor hay que añadir que algunos profesionales (ejem) deciden por su cuenta qué nivel de conocimientos tiene el espectador y cambian las referencias de la serie a otros temas (cine, literatura, famosos, etc.) como se les antoja. Famosísimo, delirante y vergonzoso ejemplo lo tenemos en Futurama: la de veces que el protagonista, Fry, se refiere a cutre famosos del corazón en vez de a literarios americanos o ingleses. Digno de multa y despido de por vida considero estas traiciones a la obra de otros. Más graves aún son las transgresiones que comete Antena 3, pues es experta en coger series extranjeras y transformarlas completamente según su criterio, quedando como irrisorios híbridos americano-españoles. Cosas de casa y Cosas de brujas son los ejemplos más conocidos, ridículos ya desde el título y con momentos dignos de cárcel como cuando incluyen la sintonía del telediario de la propia Antena 3 en la televisión que ven los protagonistas. Estas series quedan destrozadas, cambiadas, deformadas e irreconocibles de por vida, y los autores de tales injusticias salen siempre impunes.

– Podría hablar de la contraprogramación, de las reubicaciones constantes de las series en distintos horarios, a veces hasta sin avisar, pero esto, a pesar de ser una putada más, no entra directamente en la categoría de desfiguración indecente de las producciones.

Me he lanzado a hacer este artículo, que lo iba postergando por pereza, porque me he llevado dos gratas sorpresas la semana pasada. La primera es que los espectadores españoles de House hemos podido observar que Cuatro por fin empieza a emitirla en un formato panorámico (creo que no es completamente 16:9, pero menos es nada). El cambio lo hemos visto en el estreno adelantado de la cuarta temporada, y se nota tanto la diferencia que algunos han comentado en foros que no parecía House. Todo lo contrario, ahora vemos algo más parecido a House tal y como lo conciben sus creadores. Hay algunas otras series que ven respetado este aspecto, pero continúan siendo una minoría alarmante. (Nota/Actualización: al final resultó ser una excepción y el resto de la temporada se emite a 4:3)

Por cierto, al hilo de esto, he recordado una anécdota. Al engancharme a la serie y ver que su fama crecía rápidamente, decidí quejarme en el blog de series de Cuatro de que no respetaban el formato original. Mi comentario fue una joya de educación, con un lenguaje exquisito entre una ingente cantidad de mensajes escritos con lenguaje de móviles y griterío de niñatos enloquecidos alabando a la cadena y sus series. Sin embargo, fue borrado a los pocos días.

La segunda buena noticia viene de AXN, uno de los canales digitales más populares, que anuncia la emisión de la serie Gossip Girl en versión original subtitulada al poco de su estreno en Estados Unidos. Es un anuncio muy importante y esperanzador, y más cuando hace unos días desde otra cadena conocida, la FOX, llegaron declaraciones que dejaban muy claro el poco interés que tienen las emisoras españolas por modernizarse y luchar contra el auge de las P2P ofreciendo series en su idioma original con subtítulos. Veremos qué da de sí la valiente propuesta de AXN, veremos si sirve para quitar la venda de los ojos a los demás canales privados y públicos, para sacarlos de su letargo y enseñarles cómo luchar contra la pérdida de espectadores que se inclinan por Internet para ver lo que desean con calidad. Sólo por intentarlo se merece un sonoro aplauso.

Para terminar, comentar también que por si fuera poco el maltrato de las televisiones, muchas de estas series, da igual que sean muy famosas, como House, Battlestar Galactica y muchísimas más, salen en DVD única y exclusivamente en nuestro país en unas condiciones semejantes: imagen recortada a 4:3, sonido con un vulgar estéreo, extras limitadísimos, audio comentarios sin subtitular… Algunos lo llaman infrazona, porque parece que estamos fuera de las denominadas zonas de venta de DVDs.

El engaño y el maltrato al espectador y el desprecio al producto ofertado parece no tener límites, y en el horizonte no se atisba un claro cambio en estas políticas a pesar de que de vez en cuando, como en los casos que he citado, se atisban ejemplos de cómo se deberían hacer las cosas. A los sufridos seriéfilos no nos quedan más opciones que esas que tan poco gustan a las cadenas y distribuidoras: las P2P y comprar DVD a través de Internet a otros países. Si queréis respeto y fidelidad, ofreced lo mismo. Sino, hundíos en vuestra propia chabacanería.

Anuncios

3 Respuestas a “LAS SERIES QUE NOS TRAEN A ESPAÑA ESTÁN DEFORMADAS.

  1. Sólo un comentario: me gusta estar en un país con esta cultura del doblaje. Desde luego, no hay como ver la serie o película en versión original, como no hay como leer el libro en versión original. Sin embargo, he de reconocer que me gusta leer los libros traducidos al castellano y, de igual modo, me gusta disfrutar de un buen doblaje.

    El problema es que el buen doblaje escasea últimamente, pero la traducción siempre ha sido horrorosa. Y la traducción de los subtítulos, suele ser aún peor.

    No sé si es que antes se gastaban más en el doblaje o qué, pero comparar un doblaje de los 90 u 80 (como Babylon 5) con doblajes actuales es para llorar (no, no hablo de traducciones). En anime (series) parece que en el último año han mejorado, aunque a costa de escuchar las mismas voces en todas partes :D.

  2. Cuanta razón tienes…

    Yo he pasado de la indignación a la frustración y, finalmente, a la resignación. Ahora me busco mis vías para las series. Este país es prehistórico en muchísimas cosas, y una de ellas es ésta.

  3. Yo he pasado a pasar de la tele xD Tú, yo y cientos de miles más nos hemos tenido que buscas otras “vías”. Lo peor es que luego se quejan de piratería… ¡No tenemos más remedio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s