¡QUE ES UN TELEDIARIO, NO UN ANUNCIO DE LA PROGRAMACIÓN!

Desde que el número de cadenas se ha multiplicado las viejas conocidas han visto cómo se les ha complicado el asunto de las audiencias y las nuevas deben luchar por hacerse un hueco entre hermanas ya consolidadas. En esta guerra el más perjudicado es siempre el espectador y el producto emitido, pues las televisiones han decidido que vale cualquier estrategia, por sucia, ilegal e irrespetuosa que sea. Muchas son las estratagemas y destroces que podría citar, pero hoy voy a centrarme en algo que cada vez me parece más patético y lamentable, y es que todas las emisoras han terminado convirtiendo sus telediarios en auténticos engendros, no sólo por la cutre información, el falso periodismo (entrevistar a gente de la calle en vez de aportar contenido real) y las descaradas inclinaciones políticas, sino también porque cada vez más los utilizan como medio de publicidad para sus propios productos.

No recuerdo que hace unos años fuera algo habitual, si acaso algún caso en telediarios penosos como el de Antena 3, pero ahora hasta los de apariencia más profesional (TVE) se han vendido a esta triste forma de dar información. Sus penosas series, los programas más casposos y ridículos, las películas… todo tiene cabida. Algún día hasta Gran Hermano y el corazón tendrán reportajes especiales en el telediario. Sí, reportajes, porque no se limitan a anunciar lo que viene tras el pronóstico del tiempo, sino que realizan auténticos reportajes que son ubicados con todo descaro en medio de las noticias reales. Lo último que he visto es darle importancia hasta en el resumen de contenidos, indicando a bombo y platillo el esperado regreso de alguna bazofia (el coñazo de Cámera café en Tele 5, por ejemplo) como si se tratase de una noticia de interés general. Y por supuesto da la sensación de que pretenden subir de categoría el producto, engañar al público para que crea que está ante algo que tiene que ver. Hay casos verdaderamente cansinos, como el de La Sexta y el fúbtol o el deporte que estén explotando en ese momento, pero todas las emisoras se merecen un suspenso por su mal hacer.

Por mi parte, es otro punto a favor de distanciarme del televisor. Sólo recurro a la caja tonta como distracción mientras mastico la comida, y aún en ese rato veo malas prácticas (y malos programas, pero ese es otro tema) por todas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s